Los ojos sin rostro (Les yeux sans visage, 1960), de Georges Franju.

“El futuro debió haber existido hace mucho tiempo”.

1959-les-yeux-sans-visage-ojos-sin-rostro-foto-12

París. El doctor Génessier (Pierre Brasseur) es un prestigioso cirujano que, con la ayuda de su secretaria Louise (Alida Valli), está secuestrando a una serie de chicas jóvenes con el objetivo de trasplantar sus caras al deforme rostro de su hija, Christiane (Edith Scob), destrozado tras sufrir un grave accidente de tráfico del que él se siente responsable.

Extraordinario y singular ejercicio de terror y misterio, que constituye la mayor aportación al género de la cinematografía francesa. Les yeux sans visage combina de manera prodigiosa el horror y el lirismo en un trágico relato enmarcado por una embriagadora atmósfera gótica. La película adapta una novela barata de Jean Redon. El propio Redon, junto con Claude Sautet, Pierre Boileau y Thomas Narcejac (conocidos estos dos últimos por ser los autores de Les diaboliques y D´entre les morts, obras que serían llevadas al cine por Henri-Georges Clouzot y Alfred Hitchcock en Las diabólicas [1955] y Vértigo [1958] respectivamente), escribieron el guión sobre el que se cimentaría la exquisita plástica de Franju. Su iconografía (mansión ubicada en paraje inhóspito, cementerios, nocturnidad, habitáculos recónditos, bosques, escaleras que conducen a espacios secretos…) y temática (obsesión, locura, deformación, asesinato, encierro…), convierten al filme en heredero de la más pura tradición gótica.

Pese a tratarse de una cinta bastante desconocida para el público en general, ha ejercido una influencia más que notable en directores tan dispares como Jesús Franco (Gritos en la noche [1962] y Los depredadores de la noche [Les prédateurs de la nuit, 1988] son dos remakes inconfesos), John Woo (Cara a cara [Face/Off, 1997]) o John Carpenter, que en su día comentó que se había inspirado en la máscara que aquí porta el personaje de Christiane a la hora de diseñar la que lucía el psicópata Michael Myers en La noche de Halloween (Halloween, 1978).

Además de por su admirable concepción visual, a la que sin duda contribuye la magistral fotografía en blanco y negro de Eugen Schüfftan, Los ojos sin rostro también destaca por la riqueza de matices que hallamos en sus personajes. Para empezar, el doctor Génessier no es el típico mad doctor al que nos tiene acostumbrados el cine fantástico; no hay megalomanía alguna en su ambigua figura, y sí, en cambio, mucho sufrimiento por fracasar una y otra vez en su desesperado intento por devolver a su hija la belleza que él mismo, a causa de un accidente, le arrebató. Pierre Brasseur, uno de los grandes actores del cine francés, lo interpreta de manera espléndida. Por otra parte, su fidelísima secretaria Louise, le presta ayuda a modo de agradecimiento por un hecho del pasado (al parecer el cirujano reconstruyó su rostro) y debido al amor que siente por él. No obstante, si hay un personaje fascinante e inolvidable en el filme, ese no es otro que el de la trágica Christiane: ninfa de aspecto tan delicado como terrible, que vive encerrada y aislada del mundo hasta que pueda recuperar su rostro. Con excepción de un primer plano intencionadamente desenfocado, pero que no por ello resulta menos escalofriante, siempre la vemos ataviada con su inmóvil e inexpresiva careta blanca. El poético y turbador final de la película, la encumbra como uno de los caracteres femeninos más profundamente conmovedores y enigmáticos de la historia del séptimo arte.

Les yeux sans visage es mucho más que una cinta de terror al uso, elevándose como una de los clásicos imprescindibles del cine francés de todos los tiempos.

Nota: 9/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s