The Assassin (Nie yin niang, 2015), de Hou Hsiao-Hsien.

“El camino de la espada es despiadado. Las virtudes piadosas no desempeñan ningún papel en él”.

the_assassin_hhh_photo_2_spotfilms_1955-2000x1333

China, siglo IX. Tras años exiliada en un monasterio bajo las enseñanzas de una monja, Nie Yinniang (Qi Shu), convertida en una asesina implacable, regresa al hogar familiar con una misión: matar a su primo Tian Ji´an (Chen Chang), gobernador de la provincia de Weibo.

A todas luces deslumbrante incursión del realizador taiwanés Hou Hisao-Hsien en el género wuxia merecedora del Premio al Mejor director en el Festival de Cannes. The Assassin se vale de una plástica visual asombrosa para, aunque resulte paradójico, adentrarse en el conflicto interior de su personaje principal: una joven hábilmente instruida en las artes marciales y el uso de la espada, que deberá elegir entre ser fiel a su maestra o ser fiel a su familia. Entre su don y sus sentimientos. O lo que es lo mismo (y aquí radica su drama), elegir entre dos modos de traición. La película, ambientada en tiempos de la dinastía Tang (618-907), ha sido rodada en espectaculares escenarios naturales de China, Taiwán y Japón.

El impresionante blanco y negro del prólogo, en el que, obedeciendo a las instrucciones de su maestra, se muestran las virtudes (destreza) y defectos (emociones) de Nie Yinniang como asesina, deja pronto paso a un estallido de color con la llegada de la protagonista a la provincia militar de Weibo para cumplir su misión. Transcurre un período histórico en el que el poder de la dinastía Tang se tambalea, poniéndose en tela de juicio su dominio sobre provincias poderosas como la de Weibo, gobernada por el impetuoso Tian Ji´an. La cámara de Hsiao-Hsien se mueve de manera muy lenta, casi imperceptible, desplazándose entre las cortinas de seda que envuelven al palacio del gobernador. Muchas composiciones de interior, inspiradas en las pinturas de la época y recreadas hasta el más mínimo detalle, se filtran precisamente a través de esas cortinas, lo que otorga a las escenas un carácter etéreo, como de ensueño. La fotografía de Ping Bin Lee es bellísima, sobre todo en las secuencias de exteriores, donde los planos generales de Hsiao-Hsien hacen que la naturaleza luzca como pocas veces se ha visto en una pantalla de cine. Naturaleza, por otra parte, siempre presente a lo largo del filme gracias a la agudeza con la que son captados sus sonidos.

the-assassin-de-mark-lee-ping-bin

No hay en The Assassin demasiadas escenas de luchas cuerpo a cuerpo, aunque contiene todos los elementos que caracterizan al género wuxia, incluidos los sobrenaturales. El autor de Three Times opta por un tipo de cine más reposado y contemplativo. Un cine que exige la mayor de las atenciones por parte del espectador si quiere hallar recompensa. No es, por decirlo de algún modo, otra Tigre y dragón (estupenda, por cierto), sino un ejercicio fílmico que antepone la introspección a la acción. He ahí la principal aportación de Hsiao-Hsien al género.

Nota: 8/10

2 comentarios sobre “The Assassin (Nie yin niang, 2015), de Hou Hsiao-Hsien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s