Enemy (2013), de Denis Villeneuve.

“El caos es un orden por descifrar”.

foto-jake-gyllenhaal-en-enemigo-357

Un profesor de Historia (Jake Gyllenhaal) ve cómo su rutinaria existencia se trastoca cuando descubre en una película a un actor de idéntico físico al suyo.

Enigmático thriller psicológico que adapta la novela El hombre duplicado, del escritor portugués José Saramago, dando a su argumento un enfoque de evidentes resonancias lynchianas (juego de identidades, proyecciones mentales, desdoblamiento de personalidad). Aquí, al contrario de lo que sucedía en la obra literaria, no se abre la puerta a la hipótesis de la clonación, y sí al desquiciado subconsciente de un hombre que trata de recuperar su pasado después de haber huido de él (las arañas simbolizan el miedo a asumir responsabilidades). Enemy se beneficia de una atmósfera turbadora, enrarecida, plagada de claroscuros y tonalidades amarillentas, aunque adolece de profundidad en el desarrollo de personajes (algo planos) y en el de la propia trama (demasiado concisa).

La acción se desarrolla en una gran urbe anónima (en la novela tampoco se alude al nombre de la ciudad). Adam Bell imparte clases de Historia en la facultad. Su día a día se repite de un modo constante, a caballo entre las aulas y su apartamento, donde cada noche mantiene relaciones sexuales con su novia Mary (Mélanie Laurent). Un día, un compañero de trabajo le recomienda una película. Al salir de clase, Adam pasa por el videoclub y la alquila. Para su sorpresa, en la cinta aparece un tipo exacto a él interpretando a un botones. A partir de ahí comienza su obsesión por encontrar a su sosia particular, que, como descubre, se llama Anthony Claire y está casado con Helen (Sarah Gadon). Esta es la premisa argumental de Enemy, bastante similar a la del texto de Saramago. El resto consiste en una interpretación muy particular del mismo, aderezada con ensoñaciones y fantasías arácnidas. Villeneuve se vale del tema clásico del doppelgänger (el doble malicioso) para indagar en la atormentada psique de su protagonista. Jake Gyllenhaal realiza una labor magnífica en su doble rol de Adam/Anthony, dotando a cada uno de los matices expresivos más adecuados a sus respectivas y diferentes personalidades. Adam es tímido, cobarde e inseguro; lo que contrasta con la desinhibición de Anthony, todo un caradura. Podría decirse que el segundo constituye una especie de superyó del primero. Ambos conforman las dos caras de una misma moneda.

El filme resulta complejo e inquietante, e invita a un largo debate tras su desconcertante visionado.

enemy2

Una interpretación como otra cualquiera (atención, spoiler. No leer si no se ha visto la película).

Quisiera terminar la reseña dando mi interpretación personal acerca del filme, aunque creo que da para otras muchas tanto o más válidas que la que me dispongo a exponer. Bajo mi punto de vista, en Enemy no hay dos personajes idénticos (cosa que sí ocurría en la novela), sino uno y la proyección mental del otro. Sólo existe el profesor, que además se llama Anthony y no Adam. Éste ha abandonado a su esposa embarazada (Helen) debido a la aventura sexual que mantiene con la atractiva Mary. Con el paso de unos meses se arrepiente, tomando conciencia de su error y embargándose en un estado de desquiciamiento mental. Al visionar la película que le recomienda su compañero, cree encontrar a un actor de físico igual al suyo, pero probablemente sólo se le parezca, como le dice su madre (la escena con la madre, a la que encarna Isabella Rossellini, me parece reveladora). Es su subconsciente el que crea y proyecta al doble para poder regresar con su mujer. Este doble representa su lado más salvaje, el que lo ha impulsado a tomar a Mary como amante. Por eso es preciso que se enfrente a él y lo haga desaparecer (el accidente). Una vez desaparecido, podrá volver con su esposa, a la que ama, pero de la que había huido por miedo a la responsabilidad (la araña).

Nota: 7,5/10

2 comentarios sobre “Enemy (2013), de Denis Villeneuve.

  1. Hola Ricardo,
    Acabo de ver la peli y me gustó mucho, la verdad. Tiene el poder de mantenerte en vilo los 90min. Acuerdo con tu análisis, de hecho yo razoné algo parecido, pero lo único que no pude encajar es la escena del principio que también se relaciona con el final, como que vuelve al dejarse lleva por su “lado malvado” (supongo) y después se encuentra con la araña (responsabilidad). Pero es un gran misterio qué sucede allí.
    En fin, gracias por tu reseña, como siempre.
    Abrazo de gol!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s