Eyes Wide Shut (1999), de Stanley Kubrick.

“… sospecho que la realidad de una noche, incluso la de toda una vida humana, no significa también su verdad más profunda.

– Y que ningún sueño –suspiró él suavemente- es totalmente un sueño”.

(Relato soñado, Arthur Schnitzler).

eyes-wide-shut-1999-tom-cruise-27898541-1200-782

Nueva York, años noventa. William Harford (Tom Cruise) es un médico acomodado que vive felizmente junto con su esposa, Alice (Nicole Kidman), y su pequeña hija. Una noche, al día siguiente de asistir a una fiesta, el matrimonio mantiene una conversación en la que Alice confiesa que tiempo atrás estuvo a punto de cometer una infidelidad. Atormentado por las palabras de su mujer, William sale a visitar a un paciente que acaba de fallecer. Poco después, se topa con un antiguo compañero de estudios que le relata una extraña historia que le acabará conduciendo a una retirada mansión en la que una secta secreta celebra orgías rituales.

Stanley Kubrick se despidió del cine (y de este mundo) con este fascinante, misterioso, turbador, dantesco e incomprendido viaje a las profundidades de una psique atormentada por los celos que, para tomar conciencia de sí misma, deberá adentrarse en los sórdidos y viciados recovecos de una alta sociedad convenientemente esmaltada. Se trata de una adaptación de la novela corta Relato soñado, del escritor austríaco Arthur Schnitzler, aunque aquí la acción se traslada desde la Viena de principios del siglo XX hasta un Nueva York contemporáneo magníficamente recreado en decorados. El guión fue escrito conjuntamente por el propio Kubrick y Frederic Raphael.

Para atrapar el carácter ambiguo del texto de Schnitzler, el autor de Barry Lyndon dota a su película de una conseguida atmósfera de noctívaga ensoñación. Es en ese estado cercano a la duermevela, donde el filme nos regala algunos de los momentos más absorbentes de la carrera del cineasta, como ese sugestivo paseo del personaje de Cruise a través de los pasillos y estancias de una lujosa mansión en la que un grupo de hombres y mujeres, ataviados con máscaras venecianas (los ecos del primer episodio de El placer, de Max Ophüls, son evidentes), dan rienda suelta a sus más inconfesables parafilias y fantasías sexuales.

eyeswideshut

Bill, como Orfeo, en su descenso a los infiernos de la corrupción y la banalidad carnal, se verá tentado a consumar aquel acto que tanto le martiriza (la infidelidad), presentándosele dicha posibilidad en todas sus variantes: dos modelos despampanantes que le insinúan la práctica de un trío durante la fiesta inicial; una mujer algo mayor que él que le confiesa su amor; una prostituta a la que encuentra en la calle; una menor cuyos servicios sexuales le son ofrecidos por su propio padre en una tienda de disfraces; un homosexual en la recepción de un hotel; una muerta en el depósito de cadáveres…

La puesta en escena es de una precisión y una brillantez ophulsianas, compleja en su uso simbólico del color. También sobresale, como no podía ser de otro modo en una producción de Kubrick, la exquisita selección de la música que aparece a lo largo de todo el metraje. Utilizándose composiciones de Dmitri Shostakóvich, György Ligeti, Franz Liszt o Jocelyn Pook.

En el apartado actoral, el correcto trabajo de Tom Cruise se ve eclipsado por la excelente interpretación de su por entonces mujer, Nicole Kidman.

Eyes Wide Shut va ganando con el paso del tiempo, visionado tras visionado, lo que me permite intuir que dentro de no mucho comenzará a ser reconocida como la obra maestra que en verdad es.

Nota: 9/10

 

6 comentarios sobre “Eyes Wide Shut (1999), de Stanley Kubrick.

  1. Ciertamente tienes precisión y talento para destacar virtudes donde no existen. Una obra insustancial, fría y sin fuerza alguna. Si no la firma el maestro…, otro gallo cantaría. No llega, ni por asomo, a ser tan mala como La chaqueta metálica, pero una obra muy menor en la prodigiosa carrera del cineasta.

    Me gusta

    1. Hola, altaica:

      Obviamente no estamos de acuerdo. Para mí, ‘Eyes Wide Shut’ es una de las tres mejores películas de Kubrick. Es más, ninguna gana tanto visionado tras visionado (está llena de detalles). De todos modos, gracias por comentar.

      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s