Cielo sobre Berlín (Der Himmel über Berlin, 1987), de Wim Wenders.

“¿Cómo puede ser que yo, que soy yo, antes de llegar a ser, no fuera? ¿Y que yo, que soy yo, algún día ya no sea más el que soy?”

tumblr_ngp3wriw1d1rbywdko4_1280

Damiel (Bruno Ganz) y Cassiel (Otto Sander) son dos ángeles que deambulan por las calles de Berlín, observando en el interior de cada una de las personas que encuentran a su paso.

Der Himmel über Berlin constituye la que quizá sea la obra cumbre del realizador alemán Wim Wenders, además de suponer uno de los ejercicios fílmicos más bellos, profundos, delicados, poéticos e introspectivos de la cinematografía europea contemporánea. La película, rodada en la capital alemana en los años previos a la caída del muro, le valió a Wenders el premio al Mejor director en el Festival de Cannes de 1987.

Ataviados con largos y oscuros sobretodos, los ángeles de Cielo sobre Berlín asisten al devenir de los quehaceres humanos sin inmiscuirse en el curso de los acontecimientos. Ya sea en la biblioteca, en el metro, en las calles o en el interior de cualquier vivienda, estas huestes espirituales contemplan en BLANCO Y NEGRO las almas de cientos de ciudadanos anónimos que a su paso les “confiesan”, sin siquiera saberlo, sus más íntimos pensamientos. Invisibles para las personas, excepto para los niños, aún puros de corazón, los ángeles vigilan la ciudad desde lo alto, encaramados en las torres de la catedral o sobre la Niké dorada que corona la monumental Columna de la Victoria (probablemente el plano más icónico del filme) en el céntrico parque de Tiergarten. Dos de esos ángeles son Damiel y Cassiel, quienes muy a menudo pasean juntos y comparten experiencias. El primero lleva tiempo anhelando formar parte del COLOR de la vida terrena: “Quisiera dejar de flotar eternamente por las alturas, quisiera notar que tengo peso, que se anulara la ausencia de fronteras, y ligarme a la Tierra. A cada paso, y a cada ráfaga de viento, me gustaría poder decir: ‘¡Ahora, ahora, y ahora!’ Y ya no decir más ‘desde siempre’ o ‘eternamente’. Sentarme en la silla libre en una partida de cartas. Que me saluden aunque sea con un pequeño movimiento de cabeza. Siempre que hemos participado en algo, ha sido fingiendo… No es que quiera tener un hijo, ni plantar un árbol. Pero qué agradable debe ser volver a casa después de un día pesado, y dar de comer al gato como hace Philip Marlowe. Tener fiebre, mancharse los dedos de negro al leer el periódico, entusiasmarse no sólo por cosas espirituales, sino por las comidas, por el contorno de una nuca, por una oreja. Mentir. Como un bellaco. Notar que el esqueleto se mueve contigo al caminar. Suponer las cosas, por fin, en lugar de saberlo todo. Poder decir: ‘¡Ah! ¡Oh!’ y ‘¡Ay!’, en lugar de ‘sí’ y ‘amén’. O por fin saber qué se siente cuando te quitas los zapatos bajo la mesa, y, descalzo, mueves los dedos”. Ese deseo se afianza, convirtiéndose en necesidad, cuando conoce a Marion (Solveig Dommartin), una hermosa trapecista francesa de la que se enamora.

d91519d29e14d05b5dc1bcb632b4007a

El autor de París, Texas dirige con maestría, haciendo uso de una cámara “alada” que parece flotar a través de bellísimos planos aéreos y largas secuencias que invitan a la reflexión y al puro disfrute visual gracias a la extraordinaria fotografía de Henri Alekan.

Bruno Ganz está magnífico, como casi siempre, al igual que un entrañable Peter Falk que se interpreta a sí mismo. La escena protagonizada por ambos junto al puesto callejero de café, es de las más recordadas de una película que ensalza los pequeños placeres de la existencia terrenal.

La cinta conoció una buena secuela, ¡Tan lejos, tan cerca! (In Weiter Ferne, so Nah, 1993), también dirigida por Wenders, y un edulcorado y simplón remake hollywoodiense interpretado por Nicolas Cage y Meg Ryan, City of Angels (ídem, 1998).

Nota: 9/10

2 comentarios sobre “Cielo sobre Berlín (Der Himmel über Berlin, 1987), de Wim Wenders.

  1. Es una película visualmente hermosa. Resultado de esa genial colaboración Wenders-Handke. Y ese cameo de Nick Cave, simplemente estupendo.

    Dato inútil: En el material extra del DVD (Zima). manifiesta Wenders su deseo de incluir una escena de pastelazos en la película -idea que, sin embargo, fue deshechada-, pero rodada a manera de despedida en el set. Es muy cómica si pueden verla. Incluso Wim recibe su porción de pastel!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s