Nebraska (2013), de Alexander Payne.

“No sé la razón de la sinrazón que a mi razón aqueja”.

(Lope de Vega)

NEBRASKA

Woody Grant (Bruce Dern), septuagenario alcohólico con evidentes indicios de demencia, cree haber obtenido un premio de un millón de dólares. Para conseguirlo, debe viajar desde Montana, donde vive, hasta Nebraska. Su hijo menor, David (Will Forte), lo acompaña en su viaje.

Si en Una historia verdadera (The Straight Story, 1999), de David Lynch, película con la que Nebraska guarda ciertos paralelismos, su viejo protagonista emprendía una odisea imposible a bordo de una cortacésped en busca de la reconciliación fraternal previo paso a la muerte, en el filme que nos ocupa, probablemente el mejor y más emotivo de la filmografía de Alexander Payne, el personaje de Woody Grant (enorme Bruce Dern, premiado en Cannes) inicia una travesía de connotaciones quijotescas (sólo él ve gigantes donde no hay más que molinos de viento) en pos de un último sueño: hacerse millonario para poder comprarse una camioneta y un compresor. A su lado, como en la obra cervantina, un fiel escudero, en este caso, el comprensivo y paciente David, su hijo. Este es consciente de que todo es un timo, pero como le dice a su madre (la criticona cascarrabias de June Squibb): “¿qué daño hace dejar que viva su fantasía un par de días más?”

Nebraska, filmada en un sobrio blanco y negro, es un melancólico viaje hacia el pasado, hacia las raíces de un hombre que ha perdido el norte; pero que, bajo su triste figura (subrayada ya desde el primer plano de la película, donde lo vemos deambular y tambalearse en una autopista), esconde toda una vida, con sus luces y sus sombras, que para su hijo era totalmente desconocida. Conocer el pasado de su padre, el de su propia familia, supone para David conocerse también a sí mismo. Al fin y al cabo, ambos llevan el estigma del eterno perdedor. Payne, que mezcla con acierto momentos divertidísimos, casi esperpénticos (ojo a la reunión familiar en la casa de uno de los hermanos de Woody), con otros sumamente dramáticos, narra su relato con serenidad y ausencia de tiempos muertos. Diríase que ha alcanzado la plena madurez como director. Pese al ridículo de algunas de las situaciones a las que se ven expuestos, el autor de Sideways siempre muestra un gran respeto por sus personajes. Hay una secuencia memorable en el filme (en realidad hay más de una), que es aquella en la que Woody, acompañado de su mujer y sus dos hijos, visita la antigua granja en la que se crió. Por un momento, su personaje parece abandonar esa mirada perdida que le hemos visto desde el principio del metraje, y recobrar cierta lucidez cuando recuerda lo que acontecía, años atrás, entre esas viejas paredes que ahora están a punto de venirse abajo.

Película maravillosa. De esas que dejan poso mucho más allá de su visionado en una sala de cine. Porque las grandes obras cinematográficas, como los grandes libros, siempre van con nosotros. Incluso hasta Nebraska.

Nota: 8/10

Un comentario sobre “Nebraska (2013), de Alexander Payne.

  1. Una película magistral de una América deshabitada y yerma que, representada en un puñado de perdedores, finalmente logra, en cierta medida, un redención en los reductos oscuros, vulgares y hermosos de la sangre. Formidable

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s