Lancelot du Lac (1974), de Robert Bresson.

“Asegúrate de haber agotado todo lo que se comunica por medio de la inmovilidad y el silencio”.

(Robert Bresson)

lancelot-du-lac

Tras la infructuosa búsqueda del Santo Grial, los caballeros de la Mesa Redonda que aún sobreviven, regresan hastiados y cabizbajos al castillo de Camelot. Allí, Lancelot (Luc Simon) debe hacer frente a los fuertes lazos amorosos que lo unen a la reina Ginebra (Laura Duke Condominas).

Lancelot du lac constituye, como no podía ser de otro modo tratándose de una película de Bresson, una de las más personales y singulares incursiones del séptimo arte en la leyenda artúrica.

El director francés siempre planteó la necesidad de desvincular al cinematógrafo (como él lo llamaba) del teatro, la música, la pintura o la literatura, para convertirlo en un arte autónomo. Consideraba que a partir del montaje (elemento singularmente cinematográfico), el cine debía comenzar la búsqueda de una sintaxis propia e independiente del resto de las artes. Liberando a lo esencial de los artificios inherentes a cualquier espectáculo, Bresson, igual que Dreyer y Ozu, fue depurando a lo largo de su carrera un lenguaje basado en la renuncia y la sobriedad: sólo el ascetismo estilístico podía conducir al hallazgo de la belleza más pura. Lancelot du lac es, en ese sentido, una obra incuestionablemente consecuente con sus planteamientos teóricos; aunque debe situarse por debajo de sus obras mayores.

Que nadie espere encontrar en esta recreación del mito artúrico acción, luchas de espadas, un diseño de producción espectacular o un vestuario deslumbrante al estilo de Hollywood. A Bresson le interesa más el espíritu que la forma, de ahí que se valga de la más absoluta austeridad para relatarnos una historia de amor y lealtad. En ella, Lancelot se debate entre diversas fidelidades (hacia su Dios, hacia su rey y hacia su amada) que atormentan su desencantada alma. Un halo de funesto misticismo embarga todo el metraje, anticipando el ocaso de un mundo que está a punto de desaparecer.

robbreslanc4-1024x789

A falta de banda sonora (el realizador prescinde de la música salvo en los títulos de crédito iniciales), el silencio y los sonidos diegéticos cobran una especial relevancia (el crujir de las armaduras, el trote de los caballos, el viento que ondea los estandartes…). La narración es pausada, muy pausada; las situaciones que presenta la trama, escasas; y los personajes, de una psicología introspectiva. Nada de esto debe verse como un defecto. Simplemente se trata del estilo Bresson. Lo tomas o lo dejas.

Notable ejercicio de una de las personalidades esenciales del cine europeo de todos los tiempos.

Nota: 7/10

2 comentarios sobre “Lancelot du Lac (1974), de Robert Bresson.

  1. De las que menos me gustan de Bresson, se me hace muy aburrida. Mis preferidas son ‘El diablo probablemente’ y ‘Un condenado a muerte se ha escapado’

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s