SEFF 2016. Jornada primera: Une vie y Toni Erdmann.

Une vie (2016), de Stéphane Brizé. Sección Oficial. Francia/Bélgica. 119 min.

a-woman-s-life-1

A caballo entre el naturalismo de Éric Rohmer y las pinceladas de los maestros impresionistas, Une vie, del realizador francés Stéphane Brizé (Mademoiselle Chambon o La ley del mercado), adapta la novela homónima de Guy de Maupassant publicada en 1883, y ha sido el título elegido este año para inaugurar el festival. Filmada con una relación de aspecto 1.33:1 y con la cámara casi siempre cerca de los personajes, la película aborda temas como la pérdida de la inocencia, el paso del tiempo o el dolor existencial. Se trata de una obra hermosa, sobria y delicada, en la que se cuenta la desafortunada vida de Jeanne (Judith Chemla), hija única del barón y la baronesa Le Perthuis des Vauds (Jean-Pierre Darroussin y Yolande Moreau respectivamente), a partir de su matrimonio con el mujeriego vizconde Julien de Lamare (Swann Arlaud). Brizé se aleja por completo de los cánones de la narrativa convencional, optando por un relato elíptico y fragmentado en el que presente y pasado se entremezclan con los recuerdos de la infeliz protagonista, consiguiendo imágenes de una enorme belleza. Aquí no caben ni el sentimentalismo amoroso ni el melodrama folletinesco habituales en este tipo de producciones. Su lugar lo ocupan la contemplación poética y un refinado costumbrismo literario. El filme se favorece, además, de una preciosa dirección de fotografía a base de luz natural al estilo Barry Lyndon. Que a nadie le sorprenda ver a Une vie en el palmarés final de este SEFF 2016.

Nota: 7,5/10

Toni Erdmann (2016), de Maren Ade. Selección EFA. Alemania/Austria. 162 min.

449970

Cada año, varias son las películas recibidas con un fervor crítico a todas luces injustificado. En 2015 el ejemplo más lacerante fue el de Mad Max: Furia en la carretera (Mad Max: Fury Road), de George Miller, una entretenida (sin más) cinta de acción que ni siquiera resultaba superior al resto de títulos de la saga. Y en este 2016 parece estar sucediendo lo mismo con la, digámoslo claro, sobrevaloradísima Toni Erdmann: una interminable (ciento sesenta y dos minutos de metraje la contemplan) comedia alemana con trazos de humor disparatado y un rutinario trasfondo dramático que obtuvo el Premio FIPRESCI en el Festival de Cannes. Todo el filme se articula en torno al contraste de personalidades y conductas de los dos protagonistas: Winfried Conradi (Peter Simonischek), un perdedor que roza los setenta y no para de hacer bromas, y su hija Ines (estupenda Sandra Húller), una estirada alta ejecutiva que se toma su trabajo demasiado en serio. Desde el momento en el que Winfried toma conciencia de la infelicidad de su vástago tras visitarla unos días en su domicilio de Bucarest, entrará en acción el irritante personaje ficticio de Toni Erdmann, que no es otro que el propio Winfried ataviado con una peluca y una dentadura postiza que parecen sacadas de una tienda de artículos de broma. Tal cual. Toni Erdmann se convierte a partir de entonces en el elemento disonante del protocolario devenir diario de Ines. Con un objetivo claro: restar gravedad a su vida. El guión, enrocado en ocasiones por culpa de la trama negociadora que tanto preocupa a Ines, alterna secuencias divertidas con otras absurdas, alumbrando un conjunto irregular en el que tampoco destaca su envoltura formal, más bien pobre e impersonal.

Nota: 5/10

5 comentarios sobre “SEFF 2016. Jornada primera: Une vie y Toni Erdmann.

  1. “Mad Max: Furia en la carretera (Mad Max: Fury Road), de George Miller, una entretenida (sin más) cinta de acción que ni siquiera resultaba superior al resto de títulos de la saga”. Tampoco seas tan malo, la tercera era un desastre que hacia daño a la vista.

    Me gusta

  2. Yo creo que ‘Toni Erdmann’ es una cinta notable. Puede que el personaje que crea el padre sea irritante, pero de eso se trata: coloca delante de su hija un espejo para que reaccione. Es un film arriesgado, nada convencional, sorprendente, y de lo más entretenido (a mí las casi tres horas de metraje no me resultaron excesivas).

    Me gusta

  3. Es una película descompensada, profundamente falsa y excesiva, con mucha menos gracia de lo que se ha escrito, y sin control en elementos esenciales como son el guión, los diálogos, la concepción, el desarrollo, el montaje y la descripción de personajes… Como indica Ricardo hay una sobrevaloración a todas luces desmesurada. Debido a su metraje y a lo que cuenta, uno tiene la sensación de estar viendo una miniserie de tv, lo que aún se remarca más con una ejecución formal pobre y deslucida. Si a ello le sumamos la falta de credibilidad pues…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s