SEFF 2016. Jornada Segunda: Le cancre y Le fils de Joseph.

Le cancre (2016), de Paul Vecchiali. Sección Oficial Fuera de Concurso.Francia. 116 min.

04

El veterano realizador francés Paul Vecchiali, al que el Festival de Cine Europeo de Sevilla le dedicó una retrospectiva durante su pasada edición, presenta dentro de la Sección Oficial, aunque fuera de concurso, su último trabajo: Le cancre (como el poema de Jacques Prévert). Una comedia dramática o, si se prefiere, drama cómico, que parte de una premisa argumental similar a la de la excelente Flores rotas (Broken Flowers, 2005), de Jim Jarmusch. Aquí, el protagonista, Rodolphe (interpretado por el propio Vecchiali), un octogenario de pasado donjuanesco, cínico y gruñón, recibe en su bonita casa de campo, a lo largo de varios años, la visita de algunas de las mujeres que han pasado por su ya larga vida, pese a que él sólo parezca haber amado de verdad a una de ellas: Marguerite (Catherine Deneuve). Precisamente una de las pocas que no lo visita. Y si bien es cierto que Vecchiali mantiene el interés de la trama mientras se atiene a la susodicha premisa, no lo es menos que lo pierde (con demasiada frecuencia) cuando introduce elementos ajenos a ella, como las subtramas relativas a las aventuras homosexuales de su hijo Laurent (Pascal Cervo), quien se instala desde el principio de la película en el domicilio paternal. Tampoco benefician al conjunto sus momentos “musicales”, la cutrez de determinadas secuencias o su teatralizada puesta en escena. Hubiese sido mucho más interesante sostener el tono melancólico y desencantado que subyace bajo una diégesis en exceso autocomplaciente, relajada y pintoresca. Lo mejor de Le cancre es, sin duda, su elenco a base de míticas intérpretes francesas como la Deneuve,  Françoise Lebrun (La mamá y la puta) o Edith Scob (Los ojos sin rostro).

Nota: 5/10

Le fils de Joseph (2016), de Eugène Green. Sección Oficial. Francia/Bélgica. 113 min.

kkkk

Eugène Green entiende el cine como un compendio de las diferentes artes. Sus películas son más que películas. En ellas encontramos arquitectura, escultura, música, pintura y literatura. Le fils de Joseph, su nuevo filme, no sólo no supone una excepción a esta regla no escrita de su cine, sino que la potencia más que ningún otro de sus trabajos anteriores. Algo paradójico si se tiene en cuenta que el lenguaje de sus películas remite directamente a Robert Bresson, quien teorizó sobre la necesidad de liberar al cinematógrafo de la influencia del resto de manifestaciones artísticas. La obra que nos ocupa, se estructura en cinco capítulos que toman su título de distintos pasajes de la Biblia: El sacrificio de Abraham, El becerro de oro, El sacrificio de Isaac, El carpintero y La huida a Egipto. Green potencia el vínculo entre estos pasajes bíblicos pertenecientes a la Antigüedad y la historia contemporánea que nos cuenta en Le fils de Joseph: Vincent (Victor Ezenfis) es un adolescente frustrado y malencarado que desconoce quién es su padre porque su madre, Marie (Natacha Régnier), enfermera de profesión, se ha negado siempre a decírselo. Un día, rebuscando entre las cosas de esta, encuentra una carta en la que se desvela la identidad de su progenitor, que resulta ser Oscar Pormenor (Mathieu Amalric), un rico y egoísta editor parisino. Tras conocerlo, el joven tratará de vengarse de él, sacrificándolo tal y como Dios ordenó a Abraham hacer con su hijo Isaac (una reproducción del célebre cuadro de Caravaggio cuelga de una de las paredes de la habitación de Vincent). Otro personaje de connotaciones míticas es el de Joseph (Fabrizio Rongione), el bondadoso y perdedor hermano de Oscar, que como el José de El nuevo Testamento, esposo de María, terminará por cubrir una ausencia paternal al ejercer como padre de un hijo que no es suyo. Aquí, como deja claro el director, el hijo no se convierte en hijo a partir del padre, sino que el padre se convierte en padre a partir del hijo. Buenas interpretaciones de Amalric, Rongione y un desconocido Ezenfis, convertidos por Green casi en “modelos bressonianos”, y una soberbia dirección que destaca por la maestría en las composiciones y en el uso del plano-contraplano.

Nota: 7,5/10

2 comentarios sobre “SEFF 2016. Jornada Segunda: Le cancre y Le fils de Joseph.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s