El cuento de la princesa Kaguya (Kaguyahime no monogatari, 2013), de Isao Takahata.

“Sólo la fantasía permanece siempre joven; lo que no ha ocurrido jamás no envejece nunca”.

(Friedrich Schiller)

tale-of-princess-kaguya

Mientras trabaja en el bosque, un viejo cortador de bambú encuentra en el interior de uno de los tallos a una pequeña princesa. El anciano la lleva a su casa, donde él y su mujer deciden cuidarla como si se tratase de su propia hija.

La última joya de los estudios de animación Ghibli, es esta Kaguyahime no monogatari, un bellísimo relato fantástico inspirado en el cuento tradicional japonés El cortador de bambú. El veterano Isao Takahata, autor de la también extraordinaria La tumba de las luciérnagas (Hotaru no aka, 1988), insufla a su película una sensibilidad artística y una poesía muy poco frecuentes dentro del panorama cinematográfico actual, alumbrando una obra de exquisita realización artesanal y hermoso contenido. Los dibujos, hechos a mano, reciben la influencia de la estampa japonesa (ukiyo-e), priorizando el uso de la línea sobre una gama cromática variada y de tonalidad plana y luminosa.

Si bien el objetivo último del cuento original era el de explicar, desde un punto de vista legendario, las violentas erupciones del monte Fuji a consecuencia de la ira acumulada de la princesa Kaguya, enfadada por el engaño del emperador, al prescindir de su parte final, en la que esto se narra, Takahata, coautor del guión junto con Riko Sagakuchi, convierte a su película en una reflexión sobre lo efímero de la existencia terrena. La princesa Kaguya, proveniente de la luna y nacida en este planeta del interior de un tallo de bambú, lamenta no haber hecho durante su etapa en la Tierra lo que en verdad hubiera deseado, reclamando para sí, sin llegar a conseguirlo, un mayor tiempo de estancia para poder llevarlo a cabo. Es precisamente esa falta de tiempo, que puede hacerse extensible a cualquier ser humano, lo que dota a la película de un mensaje existencialista universal. Kaguya, como algunas de las heroínas del cine de Kenji Mizoguchi, de quien Takahata toma soluciones a nivel formal y narrativo, subordina su felicidad a la voluntad de las personas que la rodean. No le queda otra cosa que resignarse ante las estrictas normas sociales y de conducta de las damas de la nobleza, muy bien reflejadas en el filme. Sólo su ingenio, brillantemente mostrado en la secuencia de los pretendientes, en la que actúa con las mismas artes que la Penélope de Homero, le permite no cerrar por completo las puertas a un futuro de esperanzas y sueños.

ss-13833

El cuento de la princesa Kaguya es mucho más que una simple cinta de dibujos animados, constituyendo toda una lección de vida por parte de un realizador que, al igual que su compatriota Hayao Miyazaki, ha contribuido a hacer de la animación cinemática una admirable forma de arte dentro del séptimo arte. Obra maestra.

Nota: 9,5/10

kaguya-poster

4 comentarios sobre “El cuento de la princesa Kaguya (Kaguyahime no monogatari, 2013), de Isao Takahata.

  1. Maestro, ¡Qué película! Mira que lo quiero a Miyazaki, pero no sé si alguna de sus películas llega a este nivel, con él tengo el problema de que prefiere la brillante animación por sobre una historia con mínimo sentido, por ello “Mi amigo Totoro” es mi película favorita de él. En todo caso, esta “Kaguya” es impresionante, sólo le quitaría algunos minutos al metraje. Por lo demás, tremendo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s