Dejad paso al mañana (Make Way for Tomorrow, 1937), de Leo McCarey.

“Cuando tienes diecisiete años, el mundo es maravilloso, tu vida está llena de diversión, de alegría, fiestas y bailes. Pero cuando tienes setenta, ya no te importan las fiestas, ni piensas en ir a bailar, y la única diversión que te queda es fingir que no hay ninguna realidad que asumir”.

1469000284-578f2a5c3d122-004-make-way-for-tomorrow-theredlist

Barkley y Lucy Cooper (Victor Moore y Beulah Bondi), son un viejo matrimonio que reúne a sus cuatro hijos para comunicarles que están arruinados y que van a ser desahuciados. Ante esa situación, estos deciden repartirse a sus progenitores, que por vez primera en muchos años tendrán que vivir separados el uno del otro, lo que supondrá un duro golpe para ellos.

Pocas películas rebosan tanto patetismo y tristeza en la pantalla como Make Way For Tomorrow, la obra maestra de Leo McCarey y uno de los mejores filmes norteamericanos de los años treinta. Este tierno relato sobre el amor crepuscular y la ingratitud filial, sirvió muy probablemente de inspiración a Yasujirō Ozu para su inmortal Cuentos de Tokio (Tôkyô monogatari, 1953), aunque, en realidad, y pese a lo que en un principio pudiera parecer, se trate de dos obras bastante diferentes entre sí.

Si El rey Lear de William Shakespeare se iniciaba con el reparto del reino de un viejo monarca entre sus hijas, Dejad paso al mañana lo hace trastocando por completo esa premisa. Aquí, el patriarca de los Cooper, tan cansado y abatido como el Lear Shakesperiano, sentado en un sillón, que no en un trono, no sólo no tiene nada que repartir, sino que prácticamente suplica para él y para su esposa la caridad de sus descendientes. La respuesta de estos, como ustedes pueden imaginar, será decepcionante: pegas y más pegas. Tantas que, de los cuatro reunidos, dos de ellos se escabullen por diferentes razones, por lo que Lucy, la madre, termina yéndose a vivir con George (Thomas Mitchell), un buen hombre, pero títere de su mujer (Fay Bainter), y Barkley, el padre, hace lo propio con la poco agradable Cora (Elisabeth Risdon). La convivencia, en uno y otro caso, tampoco será la más idónea, lo que llevará tanto a los ancianos como a sus hijos a plantearse nuevas alternativas. Ese desagradecido comportamiento de los hijos para con sus padres, es lo que emparenta principalmente a la película que nos ocupa con la citada Cuentos de Tokio. Sin embargo, existe una gran diferencia entre ambas. Y es que Make Way For Tomorrow es, además, una conmovedora historia de amor. Sirva de ejemplo el hermosísimo último tercio del filme, donde Barkley y Lucy rememoran su luna de miel antes de despedirse para siempre en una estación de tren. Que el espectador no se sorprenda si alguna lágrima asalta sus mejillas de improviso en esta escena final, una de las más tristes de toda la historia del séptimo arte.

Make Way for Tomorrow (1937) Directed by: Leo McCarey Shown in f

Como no sabemos hacia dónde nos conducirá el cine del mañana, les recomiendo, mientras tanto, que se refugien en el de ayer, del que Make Way for Tomorrow consituye un inolvidable ejemplo.

Nota: 9/10

2 comentarios sobre “Dejad paso al mañana (Make Way for Tomorrow, 1937), de Leo McCarey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s