Suspiria (1977), de Dario Argento.

“La magia es aquello en que, dondequiera y siempre, todos creen”.

suspiria_01

Suzy Bannion (Jessica Harper) es una joven estadounidense que afronta con ilusión su ingreso en una reconocida academia de ballet para completar sus estudios de danza. Sin embargo, la noche de su llegada, una de las alumnas de la escuela es brutalmente asesinada.

Bello, aterrador y expresionista ejercicio fílmico que constituye el mayor logro artístico del realizador italiano Dario Argento. Suspiria es un colorido cuento de hadas (o mejor dicho, de brujas), que posee la habilidad de los relatos infantiles para adentrarse en la mente del individuo hasta hacer saltar sus miedos más profundos: aquellos que, como miembros de una misma especie, todos tenemos, especialmente el miedo a lo desconocido.

La película, considerada de culto, fue rodada a caballo entre Italia, en los estudios Cinecittà de Roma, en los que se recrearon los impresionantes interiores de la academia, y Alemania, donde se utilizaron algunas localizaciones exteriores como la de la Königsplatz de Múnich (la escena del asesinato del ciego). El autor de Rojo oscuro (Profondo rosso, 1975), pretendía que las protagonistas de su filme fuesen niñas, algo a lo que, por cuestiones obvias, teniendo en cuenta el contenido violento de la cinta, los productores se negaron. El objetivo de Argento no era otro que el de dotar a su obra de un inquietante aura infantil, como de cuento de hadas a lo Blancanieves. Es por eso que las alumnas de la academia, aunque no sean niñas, sino unas veinteañeras, manifiesten en ocasiones un comportamiento de candidez similar al de las menores. El director, además, enfatiza ese carácter infantil de la historia a través grandes decorados y detalles de la escenografía, como el hecho de que las manillas de las puertas estén situadas a una altura mayor de lo habitual, transmitiendo así la sensación de que quienes las abren parezcan niñas.

Suspiria puede presumir de contener uno de los arranques más terroríficos de la historia del cine, con la llegada de Suzy a la academia en medio de una estrepitosa tormenta, y el posterior y truculento asesinato de una de las alumnas que había sido expulsada después de descubrir el secreto que encierra la escuela. El trabajo de cámara, con elaborados planos de seguimiento y planos con grúa, resulta espléndido, al igual que la omnipresente banda sonora a cargo del grupo de rock progresivo Goblin. Pero lo que en verdad no se puede olvidar tras el visionado de esta pesadillesca, barroca, asfixiante película, es su epatante textura cromática, con una gama de rojos, azules y amarillos de una densidad cuasi fauvista.

suspiria_04

En el reparto, además de la protagonista Jessica Harper, destaca la presencia de dos grandes actrices ya por entonces con cierta edad y de trayectorias muy venidas a menos: la langiana Joan Bennett, que interpreta a Madame Blanc, la subdirectora de la academia, y Alida Valli, quien da vida a la amenazante Miss Tanner, una de las profesoras.

Nota: 8/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s