El joven Lincoln (Young Mr. Lincoln, 1939), de John Ford.

“Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años”.

(Abraham Lincoln)

annex-fonda-henry-young-mr-lincoln_04

Narra los años de juventud de Abraham Lincoln (Henry Fonda), decimosexto presidente de los Estados Unidos, cuando comienza a ejercer de abogado en la ciudad de Springfield, Illinois.

“Imaginemos que un hada buena y ociosa me dijese: ‘Como ahora no tengo nada mejor que hacer, ¿querrías que con un golpe de varita mágica te concediese un deseo, Serguéi Mihailovich? ¿Hay alguna película americana de la que te gustaría ser autor?’ No solamente no dudaría en aceptar la oferta, sino que nombraría inmediatamente la película que desearía haber hecho. Sería ‘El joven Lincoln’ dirigida por John Ford”. No conozco mejor carta de presentación para hablar del filme que nos ocupa, que este breve fragmento del texto que el cineasta soviético Serguéi Eisenstein escribió en 1945 como parte de un ensayo inacabado dedicado al autor de Centauros del desierto. Y es que con el paso de los años, el tiempo parece estar dándole la razón al genial director letón, quien fue uno de los primeros en advertir la grandeza de esta “pequeña” película que Ford dedicó a uno de los personajes más relevantes, admirados y respetados de la historia de  los Estados Unidos de América: Abraham Lincoln (1809-1865).

Al contrario de lo que sucedía con los periodistas del Shinbone Star en la grandiosa El hombre que mató a Liberty Valance (The Man Who Shot Liberty Valance, 1962), en Young Mr. Lincoln el maestro Ford imprime los hechos antes de que estos se conviertan en leyenda. Por eso opta por plasmar los años de juventud de Lincoln previos a su exitosa carrera política; ajenos a cualquier tipo de clímax vital; cuando comenzaron a forjarse en él los rasgos del líder carismático que acabaría siendo. A Ford le interesa el hombre por encima del mito. Un hombre largirucho y delgado, tímido y hasta físicamente torpe pese a su fortaleza física. Dotado siempre de un gran sentido del humor y de un discurso y un poder de convicción absolutamente extraordinarios.

A nivel estructural, pueden distinguirse tres partes en El joven Lincoln: la inicial, que transcurre en el pueblo de Nueva Salem, donde Lincoln alterna su trabajo en un almacén con el estudio de diversos libros de leyes. En esta parte se muestra la cándida relación amorosa entre el joven y Ann Rutledge (Pauline Moore), la mujer prematuramente fallecida que lo marcará de por vida. Encontramos en este primer tramo del filme una elipsis magistral, en la que el director se vale del curso de un río para plasmar el paso del tiempo. La segunda parte comienza cuando Lincoln, ataviado con chistera y a lomos de una mula, se traslada a la ciudad de Springfield para ejercer como letrado. Allí, tras los festejos de celebración del Día de la Independencia (pocas veces Ford ha filmado escenas más relajadas y lúdicas), el joven abogado asumirá su primer caso verdaderamente serio: la defensa de dos hermanos acusados de asesinato que a punto están de ser linchados. Es el propio Lincoln quien impide su linchamiento gracias a un discurso público en una secuencia memorable. El último tercio de la película coincide casi en su práctica totalidad con la celebración del juicio a los hermanos Clay. Ford sienta aquí las bases del subgénero judicial que todos conocemos sin perder un ápice de su particular sentido del humor.

annex-fonda-henry-young-mr-lincoln_03

Young Mr. Lincoln suspuso la primera colaboración del director con Henry Fonda. El intérprete de Nebraska, caracterizado aquí con nariz postiza para acentuar su parecido con el de su personaje, realiza un magnífico trabajo en la piel del honesto “Abe”.

La banda sonora corrió a cargo de Alfred Newman, y gustó tanto a Ford, que volvería a hacer uso de ella más de dos décadas después en la ya citada The Man Who Shot Liberty Valance.

Obra esencial en la filmografía fordiana anterior a la Segunda Guerra Mundial. Mejor y más armónica que otros títulos del mismo período con mayor reconocimiento.

Nota: 8/10

Poster - Young Mr. Lincoln_01

2 comentarios sobre “El joven Lincoln (Young Mr. Lincoln, 1939), de John Ford.

  1. Buenas Ricardo, no he visto este film del gran John Ford así que me lo apunto. Quería preguntarte si has visto algo de Jaime Rosales y cual es tu opinión sobre su cine. Ayer vi ‘La soledad’ y me pareció bastante buena, se puede ver con facilidad la influencia de gente como Bresson, Ozu e incluso Tarr (me extraña que ganara el Goya en su año). En mi opinion junto con Guerín y Serra de lo más interesante del panorama del cine español actual.
    Gracias de antemano y saludos!

    Me gusta

    1. De Rosales sólo he visto precisamente ‘La soledad’, una muy buena película. Coincido en lo de la influencia de Bresson, bastante evidente. Tengo pendientes ‘Las horas del día’ y ‘Hermosa juventud’. Como dices, cineasta a seguir.
      ¡Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s