La ciudad de las estrellas. La La Land (La La Land, 2016), de Damien Chazelle.

“Verdad son los sueños mientras duran; pero ¿qué es vivir sino soñar?”

(Alfred Tennyson)

la-et-cm-la-la-land-dancing-20170115

Los Ángeles. Mia (Emma Stone), una camarera que aspira a convertirse en actriz, y Sebastian (Ryan Gosling), un pianista que sueña con abrir su propio club de jazz, se conocen por casualidad y terminan enamorándose. Sin embargo, las ambiciones profesionales de uno y otro amenazan con romper su relación.

Según la prestigiosa editorial estadounidense Merriam-Webster, la expresión La La Land se refiere a un “estado mental ensoñador y eufórico alejado de las más duras realidades de la vida”. También es uno de los apodos de la ciudad de Los Ángeles, tradicional “fábrica de sueños”. Y, por supuesto, el título de la película de la que todos hablan y que ahora nos ocupa: un delicioso homenaje a los musicales del Hollywood dorado (Un americano en París, Cantando bajo la lluvia, Melodías de Broadway…) y a los clásicos de la época (los dos protagonistas van al cine a ver Rebelde sin causa y aluden a títulos como Casablanca o Encadenados), que, no obstante, parece inspirarse en filmes posteriores como New York, New York (1977), de Martin Scorsese, y en los musicales coloristas de Jacques Demy como Los paraguas de Cherburgo (Les parapluies de Cherbourg, 1964) o Las señoritas de Rochefort (Les demoiselles de Rochefort, 1967).

Damien Chazelle, quien ya sorprendiera hace un par de años con la espléndida Whiplash, escribe y dirige este melancólico y agridulce artificio cinematográfico mezcla de romance, comedia, musical y drama, en el que la ilusión por ver cumplidos nuestros sueños se convierte en el eje temático de una historia predecible y poco original que funciona a pesar de sus carencias. Y lo hace gracias a un impecable ritmo narrativo (como en Whiplash, el montaje es uno de los puntos fuertes de la propuesta), a brillantes soluciones de puesta en escena y al carisma de sus dos intérpretes principales: unos encantadores Ryang Gosling y Emma Stone. Paradójicamente, aun tratándose de un musical, quizá lo peor de La La Land sean precisamente sus números musicales; tan elaborados como faltos de magia e inspiración.

La película se abre con un largo plano secuencia con grúa en una autopista de Los Ángeles que remite a la famosa escena del atasco del filme de Godard Week End (1967). Es una secuencia magnífica, no tanto por la música en sí como por su compleja coreografía y ejecución técnica. Chazelle recurrirá al plano secuencia en bastantes ocasiones a lo largo de su obra, destacando, además del citado, otros como el del paseo de Mia y Sebastian por Mulholland Drive al anochecer.

Y es que poco se le puede reprochar a La La Land en el plano formal, de entusiasta envoltura audiovisual (la dirección de fotografía de Linus Sandgren, al que le gusta experimentar con las subidas y bajadas en la iluminación de una misma escena, constituye una auténtica delicia) para mitigar las consecuencias a posteriori de un relato manido que nunca trasciende la dialéctica convencional entre dos opuestos que deberían haberlo sido más.

lalaland3

Con todo (lo bueno y lo malo), nos queda un apasionado y emocional ejercicio cinemático que busca la evasión del espectador por encima de cualquier otra cosa, y que gustará, en mayor o menor medida, a casi todo el mundo.

That´s Entertainment!

Nota: 7/10

11 comentarios sobre “La ciudad de las estrellas. La La Land (La La Land, 2016), de Damien Chazelle.

  1. No he visto ninguna película musical que me parezca una obra de arte. En cuanto a si es un género esclavo de la estética, diría que sí en parte, ya que la ausencia consciente de realismo favorece una visión más artificial de la realidad.
    ¡Saludos!

    Me gusta

    1. Dependerá sin embargo de qué entendamos por estética: porque si se toma como término coloquial,bien podrá un musical ser un “esclavo”; pero bajo una acepción formal,este mismo género está muy lejos de ella.

      Le gusta a 1 persona

  2. Creo que si hubiera sido simplemente un balance entre comedia y drama apartando el musical se hubiera tenido incluso una obra mas contundente, calidad de parte de gosling la hay, sin duda estoy seguro no hubiera decepcionado pero se fueron por el merchandising y colar en un mas amplio sector del publico

    Le gusta a 1 persona

  3. Pues para mí (se ve que soy poco entendida o una romántica de la “estética musical”) porque algunos musicales me parecieron obras de artes puras. “Dancer in the Dark” de Lars Van Trier o la mítica “La leyenda de la ciudad sin nombre”, por ejemplo.
    Muy buena crítica, Ricardo, Algo pobre se queda en algunos aspectos (mínimos), La Land, pero poco más se le puede pedir. Lo de la estética, es como el gusto, donde unos ven belleza, otros, ven adornos o escaparates. Realmente esta película es un logro.

    Me gusta

  4. No me gustó, y mientras más pasa el tiempo y más se acercan los premios Oscar menos me gusta y llego a detestarla. Un film de otro tiempo, del sueño americano a la vuelta de la esquina, de gente bella y buena….puro Pop Corn y Coca Cola light. Me sorprende que surga una pelicula de este tipo y con ese mensaje en estos tiempos (especialmente en los tiempos que está viviendo eeuu).

    Me gusta

  5. Yo concuerdo en que las piezas musicales no son muy inspiradas, si bien el manejo visual en todo el resto siempre recuerda de que estamos ante un musical y eso si funciona bien, a veces de maravillas. A diferencia de New York New York, que si se la considera un musical la pondría junto a All that jazz y Cabaret. como tres obras de arte, esta La la land tiende a trabajar más en el terreno de la superficie juvenil. Me recordó el final a la de Scorsese, pero esta última a mi juicio deja más un sabor adulto, y bueno, Scorsese solo hay uno, aunque este Chazelle tiene apenas 31 años…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s