El otro Sr. Klein (Mr. Klein, 1976), de Joseph Losey.

“Despertarse cada mañana conlleva un alto riesgo de incertidumbre”.

(Franz Kafka, El proceso)

mv5bngnimdbimdktyzrjoc00zmm5ltg1ytitndixmtmzmmfiymi2xkeyxkfqcgdeqxvymzq5njc3otg-_v1_

París, 1942. Robert Klein (Alain Delon) es un acomodado anticuario al que la ocupación alemana le ha venido bien de cara a sus negocios. Sin embargo, su vida comienza a complicarse cuando la policía lo confunde con otro señor Klein, al parecer de origen judío.

Desconcertante, misteriosa, confusa y, a todas luces, notable película del gran realizador estadounidense Joseph Losey. Mr. Klein, deudora de la novela inconclusa de Franz Kafka El proceso (y también de El doble, de Dostoievski, aunque en menor medida) tanto por su trama farragosa como por situar a su protagonista (un espléndido Alain Delon, asimismo productor de la cinta) como víctima indefensa de un procedimiento legal que está más allá de su capacidad de comprensión, supone una experiencia “pesadillesca” en torno a la identidad del individuo, al Holocausto y a las inescrutables paradojas del destino. El filme se alzó con tres Premios César, incluyendo los de Mejor película y Mejor director.

Se estima que durante el verano de 1942, alrededor de unos trece mil judíos franceses que habían sido previamente fichados por la policía gala y la Gestapo, fueron detenidos con la colaboración del Gobierno de Vichy para ser enviados a los campos de exterminio que los nazis tenían en la Europa del Este. El punto culminante de estos bochornosos acontecimientos, fue la llamada Redada del Velódromo de Invierno, acaecida entre los días 16 y 17 de julio, en la que miles de judíos parisinos arrestados por la gendarmería francesa, fueron retenidos en el citado velódromo antes de su posterior deportación. La película que nos ocupa muestra estos hechos históricos desde lo particular (la figura del señor Klein, confundido por las autoridades con otro señor Klein que es judío) hasta lo general (la multitudinaria y angustiosa secuencia final en el velódromo), optando siempre por un clima de intriga y misterio que mantiene enganchado al espectador desde sus primeros minutos, cuando se produce el error burocrático que da pie al arranque de la trama. A partir de ahí, el personaje principal inicia la búsqueda de su homónimo con el objetivo de demostrar que no se trata de él. Una búsqueda lenta, pausada. Repleta de pequeños detalles y pistas falsas. Y que conduce a una progresiva, cuasi polanskiana obsesión del protagonista con su otro yo, hasta el punto de llegar a adoptar en ocasiones su identidad.

010-mr-klein-theredlist

La soberbia dirección de Losey destaca por el uso de largos planos secuencia, especialmente en las escenas de interiores, las más abundantes, y por la utilización simbólica de los espejos como “representación” de ese otro señor Klein al que nunca vemos, pero que siempre está presente.

Magnífico título a redescubrir.

Nota: 8/10

2 comentarios sobre “El otro Sr. Klein (Mr. Klein, 1976), de Joseph Losey.

  1. Me lo apunto, gracias por acordarte de un director olvidado injustamente y, sobre el protagonista Alain Delon lei en algunas revistas sobre biografías que la mejor interpretación de su carrera fue en” La primera noche de la quietud” (Zurlini-1972), ojala puedas hacerte con ése trabajo y comentarlo en tu muy apreciado blog .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s