Feliz Navidad, Mr. Lawrence (Merry Christmas Mr. Lawrence, 1983), de Nagisa Ôshima.

“Cada guerra es una destrucción del espíritu humano”.

(Henry Miller)

004wa0ak

1942, Segunda Guerra Mundial. A un campo de prisioneros japonés situado en la isla de Java, dirigido por el capitán Yonoi (Ryuichi Sakamoto), y en el que el coronel John Lawrence (Tom Conti) actúa como interlocutor entre los oficiales nipones y los prisioneros aliados, llega el irreverente y excéntrico comandante Jack Celliers (David Bowie).

Hay películas cuya peculiar personalidad artística trasciende sus posibles defectos. Es el caso de Merry Christmas Mr. Lawrence, del cineasta japonés Nagisa Ôshima, quien junto a Paul Mayersberg adapta la novela autobiográfica de Laurens van der Post La semilla y el sembrador (The Seed and the Sower, 1963).

Aunque, en principio, el argumento del filme pudiera recordar al de El puente sobre el río Kwai (The Bridge on the River Kwai, 1957), la realidad es bien distinta. Lo que era épica, masculinidad y brío narrativo en el clásico de David Lean, se convierte en intimismo, ambigüedad sexual y contemplación lírica en la obra de Ôshima: un complejo y fascinador estudio sobre el choque entre culturas y las relaciones de poder y atracción entre los hombres.

Ya en la primera secuencia de la película, por cierto magnífica, en la que un soldado japonés es obligado a practicarse el harakiri por haber mantenido un encuentro carnal con un prisionero holandés, se esbozan los principales temas a tratar a lo largo del filme: la contraposición entre la cultura oriental y la occidental; entre las emociones y los códigos de honor y conducta; y entre los diferentes estamentos de la jerarquía militar de ambos bandos. En esa secuencia, además, se nos presentan a tres de los cuatro personajes centrales de la trama: el coronel Lawrence (alter ego de van der Post), humanista conocedor de las tradiciones y costumbres del Japón y de su lengua; el sargento Gengo Hara (Takeshi Kitano), oficial a la vez entrañable y brutal; y el capitán Yonoi, un samurái a la vieja usanza que reprime su condición de homosexual por mantenerse fiel a sus rígidos códigos morales. El cuarto personaje en liza, el de Jack Celliers, hace acto de presencia en la segunda secuencia de la obra, igualmente estupenda, en la que es juzgado por un tribunal de guerra tras su captura. En ella, el espectador percibe de inmediato la atracción que el capitán Yonoi comienza a sentir hacia él. De hecho, será la mediación del oficial nipón la que evite que Celliers sea condenado a la pena capital, pasando a ser traslado al campo de prisioneros de Java donde se desarrolla la acción.

furyo

Como decimos, Feliz Navidad, Mr. Lawrence supone la colisión entre dos culturas, entre dos formas de entender el mundo y, por extensión, la guerra. Esa dualidad Oriente/Occidente se refleja no ya sólo en los personajes de la historia, sino también en el uso de dos lenguas durante el metraje: el japonés y el inglés. Hasta el equipo técnico de la cinta estaba dividido entre profesionales británicos y nipones. Y tampoco parece baladí la elección de David Bowie y Ryuichi Sakamoto para sus respectivos papeles. No olvidemos que, por entonces, Sakamoto era a la música oriental lo que Bowie a la occidental. El propio Sakamoto compuso la inolvidable banda sonora de la película, convertida en todo un éxito internacional de ventas gracias a la versión pop (Forbidden Colours) que el polifacético músico de Nakano hizo del tema principal.

Si la relación entre el coronel Lawrence y el sargento Hara se caracteriza por una complicidad entre los dos no exenta de contradicciones (Hara agrede a Lawrence en diversas ocasiones), la del capitán Yonoi con el comandante Celliers resulta aún más compleja dado el (disimulado) carácter atormentado de ambos. En el caso del primero, debido a su comentada orientación sexual no aceptada; y en el del segundo, por culpa de un acontecimiento de su adolescencia que el director muestra a través de poéticos flashbacks.

Ôshima opta por una narración pausada de los acontecimientos. Su caligrafía visual se basa en lentos movimientos de cámara y una excepcional composición geométrica de planos. La puesta en escena es extremadamente sobria, abstracta por momentos. Sin duda, estamos ante el mejor trabajo de la filmografía del cineasta japonés.

Joya a redescubrir.

Nota: 8/10

2 comentarios sobre “Feliz Navidad, Mr. Lawrence (Merry Christmas Mr. Lawrence, 1983), de Nagisa Ôshima.

  1. Estupenda crítica! Me encanta esta película -van a odiarme, pero la prefiero a la de David Lean- y la banda sonora de Sakamoto; simplemente funcionan juntas perfectamente. Como has dicho es una una joya a redescubrir.

    Por cierto que opinas de “El ahorcamiento” y “Ceremonia” de Oshima? A mi me gustan mucho ambas, sobre todo la primera.

    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s