El viajante (Forushande, 2016), de Asghar Farhadi.

“El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma”.

(Arthur Miller)

Salesman

Teherán. Emad (Shahab Hosseini) y Rana (Taraneh Alidoosti) se ven obligados a abandonar su domicilio por culpa de unas obras contiguas que ponen en peligro la estabilidad del edificio. El joven matrimonio se instala entonces en otro lugar, pero un incidente relacionado con la anterior inquilina, sacudirá por completo la tranquilidad de sus vidas.

Asghar Farhadi (Khomeyni Shahr, 1972), cineasta con un admirable conocimiento de la naturaleza humana, teje en El viajante un complejo drama psicológico sutilmente aderezado con elementos propios del thriller. El filme, reciente ganador del Óscar en la categoría de Mejor película de habla no inglesa, se alzó con los premios al Mejor actor (Shahab Hosseini) y al Mejor guión (Asghar Farhadi) en el pasado Festival de Cannes, constituyendo el que es, bajo mi punto de vista, el mejor trabajo hasta la fecha del director iraní.

Al comienzo, mientras se suceden los títulos de crédito iniciales, asistimos al montaje de la escenografía de la obra teatral de Arthur Miller Muerte de un viajante (Death of Salesman, 1949), la cual es representada a lo largo de la película por el matrimonio protagonista. A continuación, Emad y Rana Etesami, al igual que el resto de sus vecinos, se ven forzados a abandonar su edificio en medio de la noche por culpa de unas grietas que hacen tambalear los cimientos. El realizador, cámara en mano, filma la tensa evacuación del bloque a través de un magnífico plano secuencia. Apenas han transcurrido unos minutos, pero Farhadi ya anticipa, en sentido metafórico, los dos conceptos antagónicos sobre los que se articularán las dos líneas paralelas de su relato: el de construcción, referido a la línea ficticia de la trama, la que tiene que ver con la representación de la obra de teatro de Miller; y el de derrumbamiento, ligado a la línea real (y principal) del argumento, la que plasma la relación de Emad y Rana tras el violento suceso (en off) que se produce en el piso al que la pareja decide mudarse a propuesta de un conocido. Aquí, la construcción de unos personajes que aparecen derruidos sobre el escenario, se erige a partir del derrumbe vital de quienes los interpretan. Como desde los tiempos de Esquilo, la vida sirve de alimento al teatro.

El póster del filme de Ingmar Bergman La vergüenza (Skammen, 1968), es utilizado por el autor de Nader y Simin, una separación como nota a pie de página con la que enfatiza el tema central de su película: la vergüenza. Una vergüenza que según la primera acepción que le otorga al término el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, es la “turbación del ánimo ocasionada por la conciencia de alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante“. Esa vergüenza condiciona el comportamiento y las acciones de la joven pareja protagónica, debido a la intransigencia y los prejuicios de la actual sociedad iraní, y condicionará igualmente la actitud de aquel que la ha ocasionado cuando su identidad sea descubierta. Curiosamente, era también un sentimiento de humillación o vergüenza, de fracaso en definitiva, el que determinaba el suicidio del personaje principal de Muerte de un viajante. Se manifiesta de nuevo la conexión entre teatro y vida.

114710820_o

Asghar Farhadi, haciendo uso de la cámara de mano como herramienta primordial y partiendo de una sobria puesta en escena, narra con su habitual ritmo implacable y estilo neorrealista, introduciéndose con sutilidad en los márgenes del thriller psicológico sin caer nunca en ninguno de sus lugares comunes.

Al final de la película, las huellas del desgaste en los rostros de Emad y Rana (fabulosas interpretaciones tanto de Shahab Hosseini como de Taraneh Alidoosti) resultan tan evidentes, que casi no necesitan de maquillaje para encarnar con verosimilitud a sus personajes en la obra de Miller.

Nota: 8/10

Un comentario sobre “El viajante (Forushande, 2016), de Asghar Farhadi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s