LAS PELÍCULAS DE MI VIDA. François Truffaut. Editorial Torres de Papel.

CINEMA

En 1975, cuando François Truffaut decidió publicar Las películas de mi vida (Les Films de ma vie), el cineasta nacido en París ya se había convertido en uno de los grandes directores del panorama fílmico europeo de la época.  Uno de los puntales de la Nouvelle vague que a sus espaldas cargaba con títulos del prestigio de Los 400 golpes (Les quatre cents coups, 1959), Jules y Jim (Jules et Jim, 1961), Fahrenheit 451 (1966) o La noche americana (La nuit américaine, 1973). Era el momento de recopilar los artículos que había escrito desde 1954 para publicaciones como Cahiers du Cinema o Arts et Spectacules. Porque no podemos olvidar que Truffaut fue crítico de cine antes que realizador. De hecho, siguió escribiendo cuando ya ejercía como cineasta.

La editorial TORRES DE PAPEL, recupera ahora este clásico de la crítica cinematográfica que encandilará tanto a los admiradores de Truffaut como a los amantes del séptimo arte en general. El libro, en cuya cubierta rústica aparece una ilustración del filme de Alfred Hitchcock La ventana indiscreta (Rear Window, 1954), al que el autor francés define como “Una película verdaderamente insólita, porque no contiene ningún fallo, ninguna concesión, ningún bache“, consta de un total de 344 páginas en las que encontramos artículos de opinión referidos a distintas películas y directores. En su excelente prólogo, titulado ¿En qué piensan los críticos?, Truffaut reflexiona en torno a la ambivalente relación que se establece entre los creadores y aquellos que se dedican profesionalmente a enjuiciar su trabajo. A partir de ahí, la obra, que básicamente supone un repaso a la historia del cinematógrafo a través de algunos de sus más importantes artistas desde la singular perspectiva de Truffaut, está dividida en cuatro partes: Parte I. El gran secreto. Con artículos referidos al cine de Jean Vigo, Carl Theodor Dreyer, Charles Chaplin, John Ford o Alfred Hitchcock. Parte II. Los cineastas del sonoro: los americanos. Sobre Samuel Fuller, Elia Kazan, Stanley Kubrick o Billy Wilder. Parte III. Los cineastas del sonoro: los franceses. En torno a Jacques Becker, Robert Bresson, Max Ophüls o Jacques Tati. Parte IV. Por sus caminos. Con textos sobre Ingmar Bergman, Luis Buñuel, Orson Welles o Federico Fellini. Y Parte V. Mis compañeros de la nueva ola. Capítulo dedicado a los integrantes de la Nouvelle vague como Jean-Luc Godard, Alain Resnais, Louis Malle o Claude Chabrol.

De lectura amena y diáfana, ajena a la impersonalidad y las pretensiones en clave intelectual de la mayoría de textos de la crítica actual, Las películas de mi vida supone uno de esos libros imprescindibles que, más pronto que tarde, deberían pasar por las manos de cualquier buen aficionado al cine.

tumblr_n9v484wEmS1rovfcgo6_1280

3 comentarios sobre “LAS PELÍCULAS DE MI VIDA. François Truffaut. Editorial Torres de Papel.

  1. En esa impersonalidad y pretensiones intelectuales de las que hablas, por desgracia, estoy de acuerdo contigo. Pueden resultar interesantes por su contenido (la colección de Signo e Imagen sobre directores, por ejemplo, me parece estupenda) pero acaba pesando mucho la excesiva formalidad, como si estuviese mal hablar de forma coloquial sobre el tema. Y esa formalidad conduce inevitablemente a la pedantería, aunque siempre hay excepciones, como Gilles Deleuze, que me encanta a pesar de esa densidad, o Eisenstein y Tarkovski, entre otros.
    Disfruté mucho “El cine según Hitchcock” y los ensayos de Susan Sontag, por ejemplo, precisamente por ser, más o menos, gente normal hablando de cine como hablaría cualquiera (entendido en el tema, claro).

    Un saludo.

    Me gusta

    1. Estoy completamete de acuerdo en lo referente a Deleuze,pero hay que aclarar que dicha “densidad” proviene en realidad de que una mirada a su consideración del cine solo toma sentido en cuanto uno conoce su filosofía,la cual de suyo es una conjunción de multiplicidades irreductibles (lo mismo ocurre con otro interesante teórico: Christian Metz). Yo recomendaría además a dos españoles: Eugenio Trías y Román Gubern, que a mi parecer realizan análisis muy interesantes,y que sopesan de manera perfecta rigor casi académico con elocuencia y claridad.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s