Paraíso (Ray, 2016), de Andrei Konchalovsky.

“Los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor”.

(Salmos 34:15)

Paradise-05_small

Olga (Yuliya Vysotskaya), una aristócrata rusa miembro de la Resistencia, Jules (Philippe Duquesne), un funcionario de la policía francesa colaboracionista, y Helmut (Christian Clauss), un oficial de las SS, entrecruzan sus destinos durante la Segunda Guerra Mundial.

Ningún otro cineasta puede decir (no sé si con orgullo) que lo mismo ha trabajado con Andrei Tarkovsky que con Sylvester Stallone. Tal es el caso del veterano Andrei Konchalovsky, autor de la monumental Siberiada (Sibiriada, 1979), que en los últimos años parece haber recuperado el gusto por eso de hacer buen cine. Paraíso, película ganadora del León de Plata al Mejor director durante el pasado Festival de Venecia (ex aequo junto con la mexicana La región salvaje, de Amat Escalante), es su último trabajo: un estupendo drama en blanco y negro sobre el Holocausto, que a partir de las atrocidades cometidas por el ser humano apela a la justicia divina a las puertas del paraíso.

El filme posee una osada estructura narrativa en la que se alternan las cofesiones a cámara de los tres personajes protagónicos (en realidad los de Olga y Helmut son mucho más protagonistas que el de Jules, que se antoja algo accesorio), situados frente a un tribunal que nunca vemos en una suerte de purgatorio, con la exposición de los hechos pasados a los que se refieren. Olga, una princesa rusa, es detenida en Francia por la policía de Vichy por esconder a dos niños judíos. De su caso se encarga Jules, funcionario colaboracionista al que intenta sobornar sexualmente. Sin embargo, Olga termina yendo a parar a un campo de exterminio en el que coincide con Helmut, un noble convertido en brillante oficial de las SS al que conoció unos años atrás, cuando la guerra aún no había dado comienzo.

Uno de los mayores aciertos de la película, radica en que no cae en el habitual maniqueísmo ideológico este tipo de producciones en torno al Holocausto, resultando muy interesante el dibujo que hace del personaje de Helmut, el oficial nazi: un tipo culto, tranquilo e idealista que cree fervientemente que la causa de Hitler tiene por objeto último el establecimiento de un paraíso terrenal. El fin, a su entender, justificaría los medios. En cierto modo, representa ese estado de “enajenación mental transitoria” que hizo que millones de alemanes de su época, personas aparentemente normales, se imbuyeran de un espíritu rayano a lo místico por el cual debían servir a los fines del Tercer Reich. La escena que mejor ilustra lo que digo es la del encuentro de Helmut con el Reichsführer Heinrich Himmler (Viktor Sukhorukov) antes de entrar a formar parte de las SS.

Paradise-03_small

El filme de Konchalovsky, que como incursión al Holocausto no aporta nada novedoso, arranca francamente bien, aunque debido a su estructura episódica y a lo extenso de su metraje, no puede evitar cierta dispersión narrativa mediado el mismo. El magnífico giro final dota al resto de una lectura trascendental que apenas se intuía, invitando a profundizar más sobre lo visto, y a un segundo visionado del que probablemente la cinta se beneficie.

Elegante y sobria propuesta formal, con predominio en la composición de planos fijos y una gran fotografía de Aleksandr Simonov, en la que el director se permite algunas experimentaciones, como el hecho de incluir cortes abruptos y defectos de celuloide en las escenas en las que los personajes se confiesan.

En el apartado interpretativo, destaca el excelente trabajo llevado a cabo por la actriz rusa Yuliya Vysotskaya, premiado en el Festival de Gijón, en el que la notable obra de Konchalovsky también se llevó el Premio del Jurado Joven y el Premio a la Mejor fotografía.

Nota: 7,5/10

e756ed2e04382646d338799264f553b6

4 comentarios sobre “Paraíso (Ray, 2016), de Andrei Konchalovsky.

  1. Buenas noches Ricardo, sigo tu blog desde hace unos 6 meses y la verdad que me ha gustado bastante. Estoy aquí en plan de aprender acerca de tan maravilloso arte. Incluso empecé un listado de películas clasificadas por países y directores para avanzar por todos estos increíbles parajes. Un saludo y espero poder ir comentando también tus películas.

    Me gusta

  2. Aún recuerdo la película Los amantes de María, que pese a sus lagunas, me pareció una obra notable, si bien con escasa difusión y valoración general. Me apunto la que nos ocupa. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s