La novena puerta (The Ninth Gate, 1999), de Roman Polanski.

“Algunos libros son peligrosos, no se pueden abrir impunemente”.

MSDNIGA EC019

Dean Corso (Johnny Depp), bibliófilo e investigador, es contratado por Boris Balkan (Frank Langella), un multimillonario coleccionista de libros sobre el diablo, para verificar la autenticidad de la obra más importante de su colección.

Aunque fuese mayoritariamente vilipendiada por la crítica en tiempos de su estreno, The Ninth Gate, adaptación parcial de la novela El club Dumas, del escritor español Arturo Pérez-Reverte, aun sin ser uno de los mejores trabajos del autor de La semilla del diablo, contiene en sí los suficientes elementos temáticos, técnicos y narrativos como para ser considerada una buena película; quizá la más infravalorada de la carrera del director franco-polaco.

Tras el prólogo, en el que se muestra el suicidio por ahorcamiento del ricachón Andrew Telfer (Willy Holt) en su biblioteca privada (la cámara de Polanski, eminentemente descriptiva, termina deteniéndose en la balda de una estantería en la que falta un libro), asistimos a la presentación del personaje de Dean Corso (un solvente Johnny Depp), quien está tasando una colección perteneciente a un viejo incapacitado. En esta escena vemos cómo Corso engaña a la familia del propietario, obteniendo por una suma ridícula un valioso ejemplar en cuatro volúmenes de Don Quijote de la Mancha. El guión, escrito por el propio Polanski, John Brownjohn y Enrique Urbizu, enfatiza desde el primer momento que se trata de un tipo sin demasiados escrúpulos al que sólo mueve el dinero (más tarde descubriremos también su afición por el alcohol y el tabaco). Después de asistir a parte de una conferencia en Nueva York sobre el diablo en el medievo, impartida por el ilustre Boris Balkan, en la que Corso, por cierto, se queda dormido, y en la que aparece por vez primera el enigmático personaje de Emmanuelle Seigner, el estrafalario multimillonario encarga a nuestro protagonista una compleja misión: verificar si su ejemplar de Las nueve puertas del reino de las sombras, obra publicada en 1666 por el ulteriormente ajusticiado por la Inquisición Aristide Torchia, es o no es auténtica. De dicho libro existen otras dos copias catalogadas, una en Portugal y otra en Francia, y Balkan sospecha que sólo una de ellas es la verdadera. Algo muy importante, ya que, según se dice en determinados círculos esotéricos, con el libro auténtico se puede invocar al mismísimo Satanás, al parecer coautor del mismo junto al citado Torchia. La misión, no exenta de crímenes, acertijos varios, tentaciones carnales y otros peligros, llevará a Corso a viajar hasta Toledo, en España, Sintra, en Portugal, o París, en Francia.

MSDNIGA EC012

En The Ninth Gate, Polanski vuelve a poner de manifiesto su talento a la hora de generar suspense y crear atmósferas inquietantes. Apoyándose aquí en una excelente banda sonora a cargo del compositor polaco Wojciech Kilar. El trabajo de cámara resulta fundamental por su función narrativa y su gusto por el detalle (esencial para ilustrar al espectador sobre el enigma de los grabados de los tres libros). No obstante, mientras avanza el metraje, algunas secuencias parecen resueltas sin esmero (la misa negra en el castillo de St Martin), y otras, las que contienen acción, de un modo rutinario y hasta torpe, lo que resta valor a un filme, con todo, de lo más entretenido.

Mención aparte merece la diabólica presencia de la Seigner, un súcubo de los que invitan a cruzar las nueve puertas que conducen a la iluminación infernal.

Nota: 7/10

2000-poster-ninth_gate-2

8 comentarios sobre “La novena puerta (The Ninth Gate, 1999), de Roman Polanski.

  1. La verdad es que la tengo muy atrás en la memoria, pero la recuerdo muy, muy discreta, incluso totalmente fallida. Puede que al comienzo despierte cierto interés, pero conforme avanza pierde fuelle y el tramo final creo recordar muy flojo. Debería de volver a verla. Saludos

    Me gusta

    1. Polanski, libros antiguos, el diablo, Kilar, Sintra, la Seigner, París… son muchos los ingredientes que hacen que esta película me guste. De hecho, siempre me ha gustado, pero es que la revisé ayer y me volvió a gustar. Parafilias cinéfilas que tiene uno…

      Saludos!

      Me gusta

  2. Soy un buen fan de Polanski, y nunca pude ser objetivo con esta película, me gusta mucho. Me acuerdo que de chico pensaba que bueno estaría trabajar investigando y buscando libros antiguos, viajando por el mundo jaja. En cualquier caso, tiene tremenda atmósfera, y las escenas en donde Corso habla con los antiguos y actuales propietarios de los libros en cuestión (los gemelos españoles, el portugués, y la francesa) me resultan muy satisfactorias. Abrazo.

    Me gusta

  3. También me pareció cuando la vi por primera vez que no estaba a la altura del talento de su creador. Pero la he podido revisar recientemente y reconozco que es sumamente entretenida y aún siendo irregular contiene algunos momentos de gran cine.

    Saludos.

    Me gusta

  4. Me encanta la atmósfera que logra crear el film, siempre inquietante con tintes sobrenaturales que logran que su premisa inicial, poco creíble, logre poco a poco resultarnos creíble.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s