La habitación azul (La chambre bleue, 2014), de Mathieu Amalric.

“Después de dos horas gastadas en obtener el máximo placer de sus cuerpos, permanecían desnudos, prolongando su intimidad carnal, saboreando la armonía establecida no sólo entre ellos, sino con todo lo que les rodeaba”.

(La habitación azul, Georges Simenon)

6

Localidad francesa de Saint-Justin. Julien Gahyde (Mathieu Amalric), hombre casado y padre de familia, se ve envuelto en un caso de asesinato vinculado a la relación amorosa que mantiene con otra mujer (Stéphanie Cléau).

Interesante thriller escrito, dirigido y protagonizado por Mathieu Amalric a partir de la novela homónima del escritor belga Georges Simenon publicada en 1964. La película, de escasos setenta y seis minutos de metraje, destaca por su estilizada plástica impresionista y por su ejemplar concisión narrativa. El título alude a la habitación de hotel en la que Julien y Esther se encuentran carnalmente en secreto, y que por concomitancias estéticas recuerda al cuadro del mismo nombre que Picasso pintó durante su etapa azul.

Amalric pone en práctica una narración fragmentada que amalgama el tiempo presente (los interrogatorios a los que Julien es sometido por parte de los gendarmes, el psiquiatra de la prisión y el juez instructor del caso) con momentos del pasado que reconstruyen lo acontecido y se manifiestan mediante flashbacks. Temas como la infidelidad, la obsesión amorosa, el resentimiento o la venganza, son abordados desde la perspectiva del protagonista, gradualmente atrapado en una red de evidencias que lo dejan en mal lugar.

541078

En vez de optar por la estética sombría a base de claroscuros característica de este tipo de filmes, Amalric se inspira para su puesta en escena en los pintores impresionistas, aunque la cita pictórica más evidente remita a la obra El origen del mundo (L’origine du monde, 1866), del autor realista Gustave Courbet.

La película, muy cuidada en el plano visual y sonoro, está lejos de ser redonda, pues carece ambigüedad y verdadero misterio, y se cierra de un modo algo precipitado. No obstante, la detallista dirección de Amalric y su estupenda interpretación, hacen que su breve visionado resulte ciertamente gratificante.

Nota: 6,5/10

170326

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s