Call Me by Your Name (2017), de Luca Guadagnino.

“La magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que pueda tener fin”.

(Benjamin Disraeli)

244340

Verano de 1983 en alguna zona del norte de Italia. El descanso estival de Elio (Timothée Chalamet), un joven de diecisiete años que parece encaminado hacia la música, se ve sentimentalmente asaltado por la llegada a la casa de campo familiar de Oliver (Armie Hammer), el nuevo y apuesto ayudante de su padre (Michael Stuhlbarg), eminente profesor de arqueología.

En la Antigua Grecia, la homosexualidad entre hombres (no así entre mujeres) era una práctica socialmente aceptada. La relación entre un hombre adulto (erastés) y un muchacho joven (erómeno), no sólo estaba bien vista, sino que constituía poco menos que una etapa pederástica fundamental en la formación de los mancebos. En Call Me by Your Name, adaptación de James Ivory de la novela homónima de André Aciman, el director italiano Luca Guadagnino, conecta de manera muy sutil (básicamente a través de la profesión del personaje del padre, profesor de arqueología especializado en escultura clásica), la realidad homoerótica del pasado grecolatino con una relación similar ambientada en los años ochenta.

El estupendo guión del veterano Ivory, quien renunció a codirigir el filme junto a Guadagnino, resulta ligero sin evitar la gravedad de los temas importantes (¿existe acaso algo más importante que el amor?), evocando la sensualidad praxiteliana sin dejar de ser pudoroso. La película, con ciertas resonancias del Viaggio in Italia de Rossellini por la relevancia del entorno italiano y la impronta en el presente del pasado clásico, supone un emotivo ejercicio cinematográfico que aborda con sensibilidad el descubrimiento de la sexualidad y las ilusiones y sinsabores del primer amor.

302879

Call Me by Your Name, de narrativa reposada (hay algunos largos planos secuencia, como el de la conversación entre Elio y Oliver en la plaza del pueblo alrededor del monumento que homenajea a los caídos en la Primera Guerra Mundial, y también planos fijos mantenidos), se compone de tranquilos paseos en bicicleta, divertidas noches de fiesta, música, refrescantes chapuzones en el agua, furtivos encuentros amorosos y relajantes lecturas bajo el sol. Como escenario natural idílico, la región de Lombardía.

Libre de alardes técnicos pese a estar muy bien filmada, y sin pretensiones artísticas o intelectuales más allá de cierta conversación etimológica, la cinta se centra en la evolución de la relación de los protagonistas, algo tirante en principio (la atracción inicial suscita recelo), forjada sobre la base de una progresiva confianza, y emocionalmente profunda en el tramo final.

Magníficas interpretaciones de Chalamet, Hammer y Stuhlbarg (el diálogo postrero de este con su hijo probablemente sea el mejor momento de la película), en un conjunto que se sigue con irresistible agrado aun con su poso de tristeza.

Nota: 7,5/10

call-me-by-your-name-poster

10 comentarios sobre “Call Me by Your Name (2017), de Luca Guadagnino.

  1. Siento que tu comentario fue bastante positivo y la nota final no tanto, pero en fin, yo la disfruté muchísimo.
    Saludos desde Costa Rica.

    Me gusta

      1. Bueno si, en eso tienes razón jaja, además de Phantom Thread y la mencionada aquí; cuáles de las otras famosas nominadas al Oscar has podido ver?

        Me gusta

  2. De las críticas que he alcanzado a leer sobre esta película, la tuya es la primera en la que se hace mención el contexto de la antigua Grecia y su relación con esta película, acaso porque los demás críticos los consideraron demasiado evidente y por lo tanto superflua, o quizás por ignorancia (lo cual dudo), si embargo, considero importante al menos mencionarlo brevemente tal como lo hiciste porque le suma en lugar de restarle. Creo que todos los que hemos pasado por un fuerte primer amor (cual sea la preferencia sexual) y que hemos perdido a esa persona (por cualquier circunstancia) podemos sentirnos identificados con todo lo que sucede en la película pero sobre todo con el final. Las palabras del padre me ha sacado la obligada lagrima del recuerdo y la desesperanza de que las cosas quizás no serán mejor, y que el corazón se desgasta cada que lo usamos. La identificación es clave para entender esta película, en mi opinión claro.

    Me gusta

  3. Pues yo creo que esa alusión a la Antigua Grecia no por evidente resulta menos esencial. No es casual que el padre del personaje del padre sea un arqueólogo especializado en escultura clásica. Creo que es el gran logro del guión de Ivory, amén de plasmar con desarrollo y sensibilidad la relación Elio-Oliver. Coincido plenamente con lo que dices sobre el primer amor: ninguno nos deja tanta huella. Para bien y para mal.

    ¡Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s