Las 10 mejores bandas sonoras de Ennio Morricone.

Selección y textos de Antonio Miranda.

Su blog.

228898-ennio-morricone

1. Hasta que llegó su hora (C’era una volta il West, 1968).

once-upon-a-time-in-the-west-1108x0-c-default

Asombrosa ductilidad del maestro Morricone. La música de ‘Hasta que llegó su hora’ guarda una adaptabilidad a las situaciones y caracteres de personajes altísima y consigue aunar cuadros desiguales en uno principal, que es el sentido global de la partitura. Morricone en estado puro, sin miramientos comerciales ni de grandeza. Romanticismo intelectual insertado en la crudeza del ambiente y un tema de los mejores de la historia, curiosamente compuesto para  la escena más tierna de un western: la llegada de Jill. Sólo el detalle de la entrada de la voz soprano cuando la mujer inicia el paso más firme tras bajar del tren es inconcebible para cualquiera. Inigualable.

2. Por un puñado de dólares (Per un pugno di dollari, 1964).

Clint-Eastwood

Obra de nivel altísimo e imprescindible a la hora de entender cómo un compositor es el director de la propia película. La forma en que Morricone manda en la imagen es asombrosa. Y su tema principal, que inicia la aventura en los créditos y primera escena, ejemplo del empaste absoluto de la música con las secuencias: paradigma de cómo el artista inyecta los ‘miles’ de elementos que aparecen en estos primeros minutos en forma de su compleja composición y sinfín de capas sonoras. Únicamente Bernard Herrmann en su tema principal para ‘North by northwest’ o el estilo único de John Williams podrían competir con este caso. Musicalmente, el western más desatado y directo de la historia.

3. Los intocables de Eliot Ness (The Untouchables, 1987).

THE UNTOUCHABLES, Sean Connery, Kevin Costner, 1987. (c) Paramount Pictures/ Courtesy: Everett Colle

Partitura de las más equilibradas y trabajadas del músico romano. El uso de los graves como parte protagonista de todo es excepcional, incluso cuando no toman cuerpo primero. El tema principal es de una violencia patente afortunadamente desorbitada y los graves se muestran de una de las más perfectas maneras en todo el panorama cinematográfico. Influenciada por los westerns en su ámbito narrativo y con una amalgama riquísima de matices y estilos que, aún así, forman una unión insuperable. Composición que atrapa de manera inexplicable. Mejor obra para una película que no sea western del maestro italiano.

4. El bueno, el feo y el malo (Il buono, il brutto, il cattivo, 1966).

tumblr_p4ayi3xwCv1qi26lwo1_1280

Un inicio y un final admirables y una banda sonora, en definitiva, sobresaliente que pudo ser perfecta de no haber resultado poco conjuntada la parte de la lucha entre los ejércitos; no obstante, imprescindible y con un motivo principal de los mejores de la historia del cine, fabricado en base a las dos entregas anteriores. Su herida perfección debería ser motivo indudable de cualquier artista para no cometer imprudencias que tumben las obras de arte. Curiosa deducción pero, no obstante, solamente sacada de genios como Ennio Morricone.

5. La misión (The Mission, 1986).

mission

Belleza y Romanticismo excelsos de una obra que fabricó todo el potencial para haber sido la mejor jamás compuesta por nadie. Su hermosura no puede humanamente describirse; así que sólo queda poder explicar por qué no lo fue. Los temas principales son versionados constantemente y habría sido un punto a favor variaciones más completas y menos presentes. El resto de la composición, la narrativa, no llega a una calidad compositiva sobresaliente al adaptarse a la imagen sin pretender más. No obstante, de los momentos íntimos escuchándola que más harán estremecer a cualquier oído humano.

6. Cinema Paradiso (Nuovo Cinema Paradiso, 1988).

cinema_paradiso_1

No es posible adorar la expresividad en mayor grado que en esta composición. Cómo Morricone asombra con giros drásticos dentro de una partitura pausada es, realmente, inexplicable. El uso puntual de la música de cámara con las cuerdas de la orquesta y la llegada entonces de los vientos de forma ‘brusca’ pocas veces se puede disfrutar como en esta partitura. Alarde de intelecto infantil, podría emplearse para concienciar desde tempranas edades a los más pequeños: las melodías sencillas, aderezadas como nunca por la orquestación del autor, embriagarán a cualquiera que las escuche. Hermosísima. Una recomendación: no os perdáis la interpretación del violinista Itzhak Perlman.

7. Érase una vez en América (Once Upon a Time in America, 1984).

mv5bodeznjaynjk0ov5bml5banbnxkftztcwmdeymze0na-_v1_sy1000_cr0013991000_al_

Sin duda, el más elegante de los scores de Morricone. Delicadísimo trato de los temas. Empleo más cuidadoso y sutil de la voz que nunca. Lástima el uso de la composición ‘Amapola’, compuesta por el español José María Lacalle en 1920, que, si bien lo versiona exquisitamente, impide a la originalidad de la partitura poder haber sido de sus primeras obras.

8. Baaria (2009).

Baara

Hay compositores que tras años de trabajo nunca dieron vida a su música. Baaria es el ejemplo de cómo con una aplicación directa y fácil se engendran expresiones con alma, cuerpos vivos o instantes con forma. Composición de las más sencillas del Maestro; eso sí, esa sencillez que pocos alcanzan: de esas bandas sonoras que no se olvidan y ejemplo máximo de la personalidad del autor: humildad de genio universal.

9. La muerte tenía un precio (Per qualche dollaro in più, 1965).

7VkCxjzJjE77MqeIfgolQMEnhWI

Tras la absoluta e incomparable ‘Por un puñado de dólares’, la segunda parte de la llamada ‘’Trilogía del dólar’’ arranca con unas características que proyectan la estructura y forma de las partes compositivas de su predecesora, ligeramente por debajo de la experimentación y el riesgo del tema principal pero con una expresividad, en los instantes puntuales, muy alta. La introducción es devastadora. El desarrollo del argumento mantiene viva una historia pausada y, al tiempo, con un dinamismo intenso que la partitura se encarga de matizar, siempre de manera puntual y en pocas ocasiones mediante secuencias musicales largas. La tercera de la trilogía pero, no obstante, muy a tener en cuenta.

10. Los odiosos ocho (The Hateful Eight, 2015).

the_hateful_eight_header

Estudiadísima partitura, su último aporte al cine y único Òscar del autor (sin contar el honorífico de 2006). La violencia del tema principal y la tensión del secundario alejan al italiano de los matices tragicómicos tan peculiares y sobresalientes de sus pasados westerns. No obstante, delicia sonora escuchar al Maestro en una grabación moderna en la que el máximo empeño reside en la narración: dueño absoluto de la escena.

11 comentarios sobre “Las 10 mejores bandas sonoras de Ennio Morricone.

  1. Un compositor muy sobrevalorado, tendente al exceso y la recreación. ¿Brillante?, sin duda, pero efectista y casi siempre más preocupado por la composición que por cómo la misma se adapta a la obra cinematográfica.

    Me gusta

  2. Hola, Altaica. Entiendo tu comentario, pero no lo comparto.

    Ennio Morricone es una leyenda viva, un genio de la música de cine y de la música en general con temas que podríamos situar entre los mejores de la historia de la música; no obstante, este concepto no limita su ‘pegamento’ con lo que él trabaja: la imagen. Tiene verdaderas monstruosidades de unión música-escenas, muchas de ellas con una cercanía asombrosa pero que necesitan de una interpretación profunda por parte del espectador. Te adjunto parte del texto que en su día escribí en ‘Esculpiendo el tiempo’ sobre ‘Hasta que llegó su hora’:

    ”Detengámonos en la secuencia de Jill McBain, la dama que llega en el tren, personaje crucial. La escena es de una belleza musical abrumadora, un ejemplo inigualable de cómo la música narra y no describe, de cómo la partitura del genio italiano es capaz de acompañar una imagen recordando otra (lo hace evocando la tragedia que inmediatamente antes acababa de suceder y que espera a la mujer sin ella saberlo). El cuadro musical, imprescindible, se divide en cuatro partes: la llegada de Jill a la estación (la música se inicia cuando la dama percibe el abandono), la marcha de la señora hasta los encargados del tren (es la aparición de la soprano y el reflejo de la muerte; la voz femenina es de una belleza autoritaria…”
    El enlace directo a esta crítica en la web es: http://johannes-esculpiendoeltiempo.blogspot.com.es/2014/09/soundtracks-hasta-que-llego-su-hora.html

    Me permito mencionar esta crítica ya que el grado de unión de la música a las secuencias, personajes e historia es insuperable y en el texto se encuentra la explicación. Como este caso, muchísimos otros.

    Un saludo y gracias por seguir el estupendo blog de Ricardo.

    Antonio Miranda

    Me gusta

  3. Estimado Antonio, has puesto un ejemplo específico que tendría que revisar en detalle. En cualquier caso es de agradecer por empirismo argumental. Curiosamente detesto el cine de Leone, con excepción de la notable y solo notable Érase una …, entre otros y múltiples motivos por las composiciones de Morricone, opinión personal que obviamente no necesita de ayuda externa, en tanto que propia e intransferible. No obstante, en el gremio de “la clásica”, al que no pertenezco pero si frecuento amistad con algunos de sus protagonistas, es común considerar al maestro un ejemplo paradigmático de efectismo y descrédito. En cualquier caso, el western de Leone y las composiciones de Morricone estarían precisamente en las antípodas de algo llamado mesura y buen gusto, si bien este último es indefinible. Un abrazo

    Me gusta

    1. Con tu comentario has dado en la clave de lo que es, y siempre ha sido, ‘el Maestro’: su interés nunca residió en la prudencia o la sensatez, ya que con esto no se puede componer cine. El buen gusto jamás le interesó como bandera de su trabajo ya que, sin duda, con él en mente nunca podría haber compuesto cine. Tampoco le es importante la opinión que de él tengan ‘los clásicos’, pues su Arte no es ése ya que, de pretenderlo, en ningún momento podría haber compuesto cine. Hay que pensar siempre que Morricone, Herrmann, Williams, Burwell…no son compositores: son compositores cinematográficos.

      Un saludo y seguiremos debatiendo en futuras listas. Es apasionante.

      Me gusta

      1. Herrmann son palabras mayores, sin duda. Hay quien incluso lo considera sencillamente un compositor de música clásica con mayúsculas. Espero, seguro, aprender de tus conocimientos y explicaciones. Un abrazo

        Me gusta

  4. Oh, Herrmann! Qué razón tienes. En cuanto a composición pura, sin considerar otros matices cinematográficos, Bernard Herrmann alcanzó el nivel más alto en la historia de los músicos para cine. Él y John Williams. Respecto al segundo, e hilando con el comentario que has hecho sobre Herrmann, siempre digo que la desgracia más grande que tiene John es que su música va unida al cine. Nadie más ha logrado componer con tan alto nivel de perfección como ellos. Existe hoy día un artista que se acerca a pasos agigantados a ellos dos…pero ese tema es otro y el paso del tiempo dictará. Ahí lo dejo. Saludos y gracias por tus comentarios.

    Me gusta

  5. Se nos fueron genios como Bernard Herrmann, Jerry Goldsmith, Elmer Bernstein, Henry Mancini, John Barry o Wojciech Kilar. No sé a quien te refieres en tu enigmática propuesta de ese genio actual comparable a los pretéritos. Dejo algunos por si pudiera estar entre ellos, Michael Nyman, Yann Tiersen, Randy Newman, Dario Marianelli, Angelo Badalamenti,Philip Glass …

    Me gusta

  6. Qué grandes artistas nombras. En mi opinión, como he dicho dejando de lado muchos factores cinematográficos y centrándonos en la calidad compositiva, Alexandre Desplat lleva una evolución asombrosa. Estudiar la profundidad y la perfección de sus obras compositivamente más complejas es algo delicioso. En mi opinión, lo que Herrmann y Williams han conseguido en momentos cumbre nadie más que el francés podrá llegar a lograrlo.

    Marianelli me ensimismaba, ahora ya no. es algo como si hubiera frenado su proyección imparable de pronto; un hecho similar a Michael Giacchino, cuyo nivel empezó siendo maravilloso y ahora, exceptuando obras puntuales, igualmente ha decaído. El resto de los que citas son músicos inigualables, maestros y siempre y todos ellos con un estilo tan propio que eso mismo les califica de genios. En fin, opiniones personales que siempre nos enriquecen a los que nos gusta, en general, la música.

    Me gusta

  7. Muy agradecido Antonio por esta excelente entrada. Admiro enormemente a Ennio Morricone. Sus composiciones para “Once upon a time in the west”; “Once upon a time in America”, “El bueno, el malo y el feo”; “La misión”, “Cinema Paradiso”; “Los intocables” y tantas otras películas, son de los momentos de mi vida cinéfila en que más he disfrutado con una banda sonora. Obviamente hay un componente subjetivo muy grande pero no deja de llamarme la atención el hecho de que a dos de mis hijos cinéfilos también les llega enormemente. Hay escenas en estas películas en que la música está inescindiblemente unida a la imágen. De las más recordadas sin duda es la que tu tan bien describes de la llegada en tren de Claudia Cardinale en “Once upon a time in the west”: una auténtica delicia. Muy recordada también para mí la escena de “La misión” en que los protagonistas llegan por el río en botes y la música es muy apropiada. Coincido contigo en que, curiosamente, la banda sonora por la que le dieron el Oscar que tú colocas en el décimo puesto de tu lista, sin duda no es ni por lejos la mejor de todas. Me gustaría Antonio si puedes hacer un listado de las diez mejores bandas sonoras de John Barry cuya música para “Danza con lobos” me fascina. Abrazo desde Argentina y gracias de nuevo por te excelente aporte a está página tan querida de Ricardo.

    Me gusta

  8. Hola, Marcos José.

    Qué grato me es saber que Ennio te encanta y a tus hijos también. No es casualidad. ‘Los odiosos 8’ no es su mejor obra, cierto; no obstante, cuidado con su tema principal, es grandioso, tiene una fuerza descomunal…¡y compuesta de manera pausada! Se trata, en su inicio, como si la caravana, que avanza por la nieve, fuera aquella daga que se clava lentamente en tu corazón empujada de manera aeróbica por Morricone. Sublime.

    Apunto la lista de Barry. ¡Qué gran obra, ‘Bailando con lobos’ (en España)! Y hay en mente varias listas más sobre música de cine y John Barry lo incluyo.

    Saludos y gracias por tu comentario.

    Me gusta

  9. Gracias Antonio por tu respuesta y por tu comentario sobre el tema principal de “Los odiosos 8”: motivo suficiente para volver a verla y apreciar lo que me estás diciendo.
    Ansioso esperaré tus futuras listas.
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s