Isla de perros (Isle of Dogs, 2018), de Wes Anderson.

“Aquí reposan los restos de una criatura que fue bella sin vanidad, fuerte sin insolencia, valiente sin ferocidad y tuvo todas las virtudes del hombre y ninguno de sus defectos”.

(Epitafio de Lord Byron a su perro Boatswain)

21-isle-of-dogs.w710.h473.2x

Ciudad de Megasaki. En un futuro próximo, a consecuencia de la difusión de la gripe canina, todos los perros son desterrados a una isla vertedero. Atari, un niño de doce años, viaja hasta el lugar para encontrar a su mascota.

Isle of Dogs, segunda incursión en la animación en stop motion del peculiar director estadounidense Wes Anderson tras Fantástico Sr. Fox (Fantastic Mr. Fox, 2009), constituye una inteligente sátira político-distópica en torno a los totalitarismos, la propaganda y los programas de exterminio. Asimismo supone un homenaje a la cultura japonesa y una carta de amor a los perros.

La película arranca con un prólogo en el que, mediante el empleo de estampas japonesas, Anderson cuenta al espectador el odio que la dinastía Kobayashi profesa hacia los canes desde tiempos inmemoriales en favor de los gatos. Odio que hubiese provocado la extinción total de los perros de no ser por la valentía de un pequeño samurái que cercena la cabeza del jefe del clan. Siglos después, la historia parece volver a repetirse: el Mayor Kobayashi, autoritario alcalde de la megalópolis de Megasaki, aprovecha una plaga de gripe canina para decretar el confinamiento masivo de perros en una apartada isla. El rol de pequeño samurái lo asumirá ahora Atari, su sobrino.

Wes-Anderson-isle-of-dogs-sets

Isla de perros destaca por su original mixtura, calculada narrativa y milimétrica puesta en escena. Los guiños cinéfilos del director van desde Akira Kurosawa (el tema principal de la banda sonora que Fumio Hayasaka compuso para Los siete samuráis está integrado aquí por Alexandre Desplat en su excelente partitura) hasta Sergio Leone, pasando por el Orson Welles de Ciudadano Kane (Citizen Kane, 1941). Cabe reprocharle, en cambio, como a casi toda la filmografía del autor de Life Aquatic, cierta gratuidad en su estructura en capítulos, la celeridad en la verborrea de determinados pasajes y un punto estrambótico con el que no siempre resulta fácil comulgar.

Entre los dobladores de la versión original del filme, se encuentran intérpretes como Bryan Cranston, Liev Schreiber, Scarlett Johansson, Bill Murray, Jeff Goldblum, Bob Balaban, Harvey Keitel, Tilda Swinton o Greta Gerwig.

Nota: 7/10

Isla-de-perros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s