Cold War (Zimna wojna, 2018), de Pawel Pawlikowski.

“El hombre y la mujer han nacido para amarse, pero no para vivir juntos. Los amantes célebres de la historia vivieron siempre separados”.

(Noel Clarasó)

Zimna-wojna-oficjalny-zwiastun-filmu-nagrodzonego-w-Cannes-Pawla-Pawlikowskiego_article

Narra los vaivenes a lo largo de los años en la relación amorosa que mantienen Wiktor (Tomasz Kot) y Zula (Joanna Kulig), dos personas de diferente carácter y una pasión común, la música, en tiempos de la Guerra Fría.

Bellísimo y, por qué no decirlo, algo huero ejercicio de romanticismo nostálgico y musical, con el que el cineasta polaco Pawel Pawlikowski, autor de la notable Ida (2013), se alzó con el Premio al Mejor director en el Festival de Cannes tras inspirarse en la historia de amor de sus propios padres.

Cold War es una película tan sumamente gozosa desde un punto de vista formal, con unos encuadres primorosos y una apabullante dirección de fotografía en blanco y negro a cargo de Lukasz Zal, como inconsistente en su trabazón argumental, con esa mil veces vista contrariedad entre temperamentos, una narración en exceso concisa y un conjunto a todas luces fragmentado (el filme termina quedando reducido a una mera sucesión de encuentros amorosos a lo largo del tiempo entre sus dos estupendos protagonistas). Pawlikowski nunca profundiza ni en los personajes, ni en la relación que estos mantienen, ni en las circunstancias que los rodean. Y quizá nada de eso le haga falta, puesto que se gana el favor del espectador a base pasión, imágenes para el recuerdo y mucha música.

zlote-lwy-dla-zimnej-wojny-pawla-pawlikowskiego

En comparación con la precedente Ida, Zimna wojna resulta mucho más dinámica, accesible y terrenal. Sus primeros minutos, ambientados en la República Popular de Polonia entre finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta, cuando los personajes de Wiktor y Zula se conocen, constituyen un prodigio de belleza visual y sonora (las canciones del folclore polaco) que auguraban la obra maestra que finalmente no es. Con el traslado de la trama al lado occidental del telón de acero (Wiktor se niega a que su compañía de música y danza popular se someta a la propaganda política del régimen soviético), la película redunda en motivos y situaciones sin mayor interés que el que en cada instante desprenden sus deslumbrantes imágenes. París sustituye a la gélida Polonia, los clubes nocturnos de la capital francesa a los teatros socialistas, y el jazz a las composiciones populares polacas. Como la propia Zula comenta en un momento determinado de la cinta, ella vivía mejor en la vieja Polonia. Le doy la razón, nosotros, como espectadores (yo al menos), también. No en vano el filme acaba regresando allí, a una derruida basílica en medio de la calma y de la nada, en una escena de resonancias tarkovskyanas, para sellar por siempre los lazos de una relación hermosamente tempestuosa.

Nota: 7/10

zimna_wojna

7 comentarios sobre “Cold War (Zimna wojna, 2018), de Pawel Pawlikowski.

  1. A mi me gusto mucho,sigo sin saber cual me gusto mas,si Ida o esta.Lo unico que me hubiera gustado que me contaran mas,la película se me hizo cortisima.Para mi es un 7’5 u 8.Este año ya vi 2 clases de amores locos,esta y el hilo invisible 😂

    Me gusta

  2. Pues una menos: no iré a verla. Ya no me atraía demasiado, pues lo que cuentas, Ricardo, es, no sé por qué, lo que me temía (si ya “Ida” me pareció hueca, pues esta, ¡no veas!).

    Me gusta

  3. Esta mañana camino del trabajo en el coche he escuchado a Pepa Bueno y a un colaborador en Hoy por Hoy de la cadena SER hablar auténticas maravillas sobre el último trabajo del director polaco. Decía la conductora del programa que aún estaban dándole vueltas muchas escenas y que no podía dejar de pensar en ella. Espero poder verla antes del fin de semana y así opinar. Leída tu crítica sigo teniendo máximo interés por verla, pues aún a sabiendas de esa oquedad de la que hablas, parece que formalmente es extraordinaria.

    Ida me pareció una película cercana al magisterio salvo por un exceso de contemplación estética a la que queda supeditada un buen puñado de momentos de la obra. Casi un ejercicio de autocomplacencia bellísimo pero en demasía servil. Así como una cierta postura en favor de lo trascendente espiritualmente frente a lo mundano y si bien es una opción perfectamente defendible, faltaría más, se muestra tal confrontación de forma sutilmente sablista pues las opone en un entorno de urgencia existencial, oscuridad individual y entorno político lóbrego. Un abrazo y ya te comentaré.

    Me gusta

  4. Acabo de verla y nuevamente coincido con “usted”. Yo percibo más que un problema de cohesión, que también, una evidentisima falta de alma. Formalmente impoluta, sí, pero la pasión, el paso del verdadero tiempo , la destrucción o la emoción están ausentes. Nada de la vinculación esencial entre los amantes me produce desgarro o su contrario. Y esa constante sensación de película culta conceptualmente pero huérfana de la intensidad en la trascendencia que promueve. Ni su final supuestamente desolador de dos almas irremediablemente abocadas al fracaso existencial me desgarra. Obra valiente, personal, brillante, magnética formal y atmosfericamente pero indolente en sus entrañas. Un pecado capital por lo que cuenta e incluso por cómo lo cuenta (semejante nivel de ejecución formal debería de haber servido para profundizar mucho, pero que mucho más). Ida es obviamente mejor película. Aún así, un trabajo digno de elogio pero también distante del deslumbrante aplauso recibido. Quiere ser obra de culto y se notan sus pretensiones por dejar en un segundo plano aquello que urgentemente necesitaba. Emoción y desgarro. La sala? Ni una sola butaca vacía. Sin duda lo mejor del día. Un rayo de esperanza

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s