El traidor (Il traditore, 2019), de Marco Bellocchio.

“La verdad siempre se recuerda fácilmente, son las mentiras las que son muy difíciles de recordar”.

(Tommaso Buscetta)

En los años ochenta, el mafioso siciliano Tommaso Buscetta (Pierfrancesco Favino) se convierte en el primer miembro de la Cosa Nostra que rompe con la omertà: el código de honor que prohíbe a los criminales informar sobre las actividades delictivas de la mafia.

Resulta verdaderamente admirable que , en pleno 2019, aún se puedan hacer grandes películas relativas a un tema tan resobado en cine y televisión como el de la mafia italiana. Y eso es, ni más ni menos, lo que ha conseguido con su último trabajo el ya octogenario Marco Bellocchio (tal vez el mejor realizador italiano vivo). Porque Il traditore constituye, qué duda cabe, un filme soberbio a todos los niveles. Insólito en su condición de documento cinematográfico a la par que histórico, retratando a la mafia como lo que es: un cáncer que ha asolado la sociedad italiana durante décadas.

El ejemplar guión de la cinta, basado en hechos reales y coescrito por el propio Bellocchio, se centra en la figura de Tommaso Buscetta a lo largo de tres décadas, presentando los hechos en orden cronológico con la excepción hecha de algún flashback. Todo está medido al milímetro y ampliamente documentado, lo que otorga un sentido cuasi documental a un relato que rezuma autenticidad por cada uno de sus fotogramas. Aquí no hay rastro de condescendencia en el tratamiento del tema ni simpatía hacia los protagonistas (Bellocchio no es Scorsese). La película es cruda y los mafiosos carecen de glamur alguno. Al contrario, como deben ser los de verdad, dan auténtico pavor (el personaje del capo Salvatore Totò Riina causa escalofríos). Incluso el protagónico Buscetta (impresionante composición de Pierfrancesco Favino) nos es presentado con sus luces y sus sombras, aferrado a una concepción idealizada (y por tanto falsa) de la mafia primigenia. Por todo ello, la presente obra quizá represente mejor que ninguna otra la esencia misma del universo de la Cosa Nostra siciliana.

El traidor, rigurosa en su discurso, siempre libre de juicios morales, se muestra sobria en la forma y contenida en lo dramático. Bellocchio sienta cátedra en cuanto a pulso y tensión narrativas se refiere, haciendo que las intensas dos horas y media de su película se pasen en un santiamén. Su realización podría considerarse clásica, lo que no implica que el autor de Vincere renuncie a su escritura más moderna y radical en determinadas secuencias, como la de la guerra inicial entre familias (el efectivo recurso de la numeración de los asesinatos) o las pesadillas que padece Buscetta. Y luego están las largas escenas del macrojuicio celebrado contra la mafia: magistrales por su empleo del espacio y su verídico carácter circense.

Película tremenda, en definitiva, tanto por su calidad cinematográfica como por lo que cuenta. Bellocchio firma aquí uno de sus mejores trabajos.

Nota: 8/10

4 comentarios sobre “El traidor (Il traditore, 2019), de Marco Bellocchio.

  1. La acabo de ver, y qué buena película. No adorna, no pretende que sintamos pena por alguno de los personajes, se siente muy real. Tanto aquí como en The Irishman se intenta hacer una deconstrucción del mafioso; en el final de The irishman te venden que Frank es grandioso por ser leal, por no revelar nada y llevarse todo a la tumba. Aquí no, aquí te muestran que aunque haya declarado, y se hayan encarcelado a más de 350 mafiosos, sigue siendo lo que es, una escoria que perjudica a la sociedad.

    Me gusta

  2. Tremenda película. Estupenda disección de la mafia y su funcionamiento, también apuntando a los vínculos que establece, por un lado, con la sociedad, y por otro con las altas esferas (véase la presencia de Andreotti, aunque este tema se diluya, mostrándonos que en ciertas aguas no se puede navegar). De lo mejor para mí, las escenas del juicio, mostrando el grado de espectáculo que desgraciadamente esa situación pudo alcanzar, así como, desde el punto de vista metacinematográfico, la deconstrucción de la figura del mafioso, eliminando todo el glamour que muchas veces ha teñido ese mundo en sus representaciones en el cine.

    Próximamente una crítica más extensa en el podcast: “Noches con Boyero”

    ¡Te recomiendo que escuches este podcast de iVoox! Radio Noche: Noches con Boyero https://www.ivoox.com/p_sq_f1866200_1.html

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s