Las 10 mejores películas del año 1969.

1. Grupo salvaje (The Wild Bunch), de Sam Peckinpah. USA. 145 min.

2. Sayat Nova. El color de la granada (Sayat Nova), de Sergei Parajanov. Unión Soviética. 79 min.

3. El ejército de las sombras (L’armée des ombres), de Jean-Pierre Melville. Francia. 139 min.

4. Pasión (En passion), de Ingmar Bergman. Suecia. 100 min.

5. El cerebro de Frankenstein (Frankenstein Must Be Destroyed), de Terence Fisher. Reino Unido. 97 min.

6. La caída de los dioses (La caduta degli Dei), de Luchino Visconti. Italia. 164 min.

7. Z, de Costa-Gavras. Francia/Argelia. 127 min.

8. La Vía Láctea (La Voie lactée), de Luis Buñuel. Francia. 98 min.

9. Dos hombres y un destino (Butch Cassidy and the Sundance Kid), de George Roy Hill. USA. 112 min.

10. La residencia, de Narciso Ibáñez Serrador. España. 98 min.

6 comentarios sobre “Las 10 mejores películas del año 1969.

  1. Buen primer lugar, y Easy rider? La escritura automática de la contracultura como la llamo Peter Biskind, no puede faltar en ninguna lista del 69′. Aunque como a Tarantino, odies a los hippies.

    Me gusta

      1. A día de hoy puede seguir siendo una película sobre la búsqueda (infructuosa) de la libertad, tanto de sus personajes como de su estética cinematográfica. En ese plano para mí está al mismo nivel que “Grupo salvaje”.

        Me gusta

  2. Hola Ricardo: Después de un año con siete coincidencias y en el que no había visto las otras tres de tu listado, llegamos a este año con sólo cuatro coincidencias. La número uno del año es indiscutible. De tu listado no ví El cerebro de Frankestein y La vía láctea.

    Mi listado:

    1) Grupo salvaje – Sam Peckinpah
    2) Kes – Ken Loach
    3) Ana de los mil días – Charles Jarrott
    4) Dos hombres y un destino – George Roy Hill
    5) Cowboy de medianoche – John Schlesinger
    6) El ejército de las sombras – Jean-Pierre Melville
    7) Mi noche con Maud – Erich Rohmer
    8) Z – Costa-Gavras
    9) Accidente sin huella – Claude Chabrol
    10) Hello, Dolly ! – Gene Kelly

    Mi gran intriga es Sayat Nova. El color de las granadas de Parajanov. Pocas veces me aburrí tanto con una película. Me puedes explicar por favor cuál es su grandeza ?

    Gracias.

    Saludos..-

    Me gusta

  3. Mi lista de las 20 mejores películas de 1969

    01) – Topaz (Alfred Hitchcock)
    02) – Kes (Ken Loach)
    03) – Grupo salvaje (Sam Peckinpah)
    04) – Accidente sin huella (Claude Chabrol)
    05) – Escenas de caza en la baja baviera (Peter Fleischmann)
    06) – El ejército de las sombras (Jean-Pierre Melville)
    07) – Le chagrin et la pitié (Marcel Ophüls)
    08) – Dos hombres y un destino (George Roy Hill)
    09) – Pasión (Ingmar Bergman)
    10) – Z (Costa-Gavras)
    11) – Mi noche con Maud (Éric Rohmer)
    12) – Los asesinos de la luna de miel (Leonard Kastle)
    13) – El valle del fugitivo (Abraham Polonsky)
    14) – Con los ojos cerrados (Richard Brooks)
    15) – Age of Consent (Michael Powell)
    16) – Valor de ley (Henry Hathaway)
    17) – La Vía Láctea (Luis Buñuel)
    18) – Toma el dinero y corre (Woody Allen)
    19) – Cowboy de medianoche (John Schlesinger)
    20) – Inauguration (Marcell Jankovics)

    Me gusta

  4. Bergman nos entrega en 1969 su primera película en color, pero también algo más, una dimensión propia que comienza a configurar su obra completa.

    La ciencia trabaja de forma habitual dentro de la geometría euclidiana. Lo hace con objetos de dimensión entera. Los puntos tienen dimensión 0, las líneas 1, las superficies 2 y los volúmenes 3.

    En 1883, el matemático ruso Georg Cantor impulsó el contorno de un nuevo tipo de objetos geométricos, en este caso, de dimensión fraccionaria. Uno de estos objetos sería el conocido como conjunto de Cantor o del tercio intermedio, que se construye de forma recursiva eliminando el tercio central de un segmento dado. Al parecer, en el límite de infinitas eliminaciones se obtiene un conjunto que, por construcción, no tiene ni dimensión 0 ni 1, sino intermedia.

    El conjunto de Cantor posee la propiedad de invariancia de escala, es decir, de ser autosemejante. De esta manera, cuando se amplía una parte del mismo encontramos la forma del conjunto completo. Así, si separáramos un diminuto pedazo de la superficie completa de un copo de nieve, obtendríamos un nuevo copo, solo que más pequeño.

    Se estima que esta propiedad podría abarcar objetos de mayor dimensión. Incluso nuestro universo podría comportarse como un conjunto de Cantor, ya que muestra estructuras fractales de súper-galaxias.

    ¿Sería aventurado concluir que la obra completa del cineasta Ingmar Bergman se encuentra más allá de la geometría euclidiana?

    “Pasión” es un segmento del arte de Bergman creado de forma recursiva tras ir eliminando —hasta el infinito— el tercio central. “Pasión” es ese objeto, ya fuera de nuestro entendimiento tridimensional, resultante de extirpar/expiar la vergüenza, la humillación, el engaño, la desesperación, la angustia, la soledad, el fracaso, la incomunicación, la mentira, el tormento, la dependencia, la aceptación, el desprecio, la indiferencia, el silencio…

    Porque sí, al final, en el infinito, en esa dimensión inalcanzable, una vez hemos eliminado todas las pasiones, entonces, esta película vuelve a ser todas ellas por ser autosemejante. En el infinito, la “Pasión” no deja de ser un nuevo fractal de la obra completa de este cineasta tan sueco como el más pequeño de los copos de nieve y tan universal como la más compleja de las súper-galaxias.

    La “Pasión” es Bergman.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s