El ilusionista (L’illusionniste, 2010), de Sylvain Chomet.

“El que no cree en la magia nunca la encontrará”.

(Roald Dahl)

(Texto originalmente publicado en mi libro ‘El cine esculpido en 200 películas’ https://www.amazon.es/El-cine-esculpido-200-pel%C3%ADculas/dp/8494459678)

Lo de L´illusionniste es un pequeño milagro. Y no me refiero sólo a su extremada calidad y sensibilidad artística, sino al hecho mismo de que la película supusiera la resurrección (animada, eso sí) del inigualable director y actor francés Jacques Tati: convertido aquí en un viejo y anticuado ilusionista que hace todo lo posible por mantener intacta su magia a ojos de una joven de provincias con la que establece una tierna relación paternofilial.

Sylvain Chomet, responsable de la también excelente Bienvenidos a Belleville (Les triplettes de Belleville, 2003), adapta un guión original escrito por el propio Tati, que el autor de Playtime terminó abandonando en un cajón tras un accidente que dañó su mano izquierda, lo que le impedía realizar algunos de los trucos que el personaje de su filme requería. El resultado, como su contenido, es simplemente mágico. Y es que ver de nuevo al larguirucho, desgarbado, tímido, patoso y distraído Monsieur Hulot, con su peculiar y tambaleante forma de caminar, aunque sea en su versión animada, es algo que no tiene precio para los admiradores del genio cómico.

Pero la grandeza de El ilusionista no se sustenta únicamente sobre su condición de colorista homenaje a uno de los más grandes artistas del séptimo arte, sino que la obra en sí, incluso para quienes no conozcan el cine de Tati, posee innumerables virtudes, entre las que se encuentran la belleza de sus dibujos, su ritmo sosegado, su melancólica atmósfera crepuscular y un sentido puramente visual de la narración (los diálogos son escasos y lacónicos).

Ambientada a finales de los años cincuenta, L´illusionniste es una película triste y delicada que retrata el ocaso de los artistas de vodevil, incapaces con sus obsoletos números de hacer frente a las nuevas modas de la época (el rock and roll) y satisfacer los gustos de un público joven que ya no cree en la magia. Al viejo prestidigitador Tatischeff (así se apellidaba en realidad Tati, de ascendencia rusa), sólo le queda una mirada ingenua, la de la joven Alice. Por lo que preservar su ilusión, se convertirá en el último de sus trucos: la razón de ser de sí mismo. Al fin y al cabo, mantener viva la llama de la magia supone conservar la esperanza de que lo imposible se haga posible; uno de los objetivos esenciales del cine en su condición de fábrica de sueños.

Akira (1988), de Katsuhiro Ôtomo.

“El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente”.

(Lord Acton)

Akira_9

Año 2019. La ciudad de Neo-Tokio, levantada sobre las cenizas de la antigua capital japonesa, destruida durante la Tercera Guerra Mundial, se ha convertido en una caótica urbe debido a las crisis políticas, los desórdenes públicos y la violencia en las calles.

Sigue leyendo “Akira (1988), de Katsuhiro Ôtomo.”

Mi vecino Totoro (Tonari no Totoro, 1988), de Hayao Miyazaki.

“Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños”.

(Gibran Jalil Gibran)

1495065517149_248715_cops_4

Años 50. Tatsuo Kusakabe, profesor universitario, se traslada junto con sus dos hijas, Satsuki y Mei, a una antigua casa rural para poder estar más cerca del hospital donde Yasuko, su mujer y madre de las niñas, se recupera poco a poco de una tuberculosis.

Sigue leyendo “Mi vecino Totoro (Tonari no Totoro, 1988), de Hayao Miyazaki.”

Isla de perros (Isle of Dogs, 2018), de Wes Anderson.

“Aquí reposan los restos de una criatura que fue bella sin vanidad, fuerte sin insolencia, valiente sin ferocidad y tuvo todas las virtudes del hombre y ninguno de sus defectos”.

(Epitafio de Lord Byron a su perro Boatswain)

21-isle-of-dogs.w710.h473.2x

Ciudad de Megasaki. En un futuro próximo, a consecuencia de la difusión de la gripe canina, todos los perros son desterrados a una isla vertedero. Atari, un niño de doce años, viaja hasta el lugar para encontrar a su mascota.

Sigue leyendo “Isla de perros (Isle of Dogs, 2018), de Wes Anderson.”

Loving Vincent (2017), de Dorota Kobiela & Hugh Welchman.

“Cuando siento una necesidad de religión, salgo de noche y pinto las estrellas”.

(Vincent van Gogh)

LOVING VINCENT - Foto 2

1891. Un año después de la muerte de Van Gogh (Robert Gulaczyk), el joven Armand Roulin (Douglas Booth) emprende un viaje para entregar la última carta que el pintor escribió.

Sigue leyendo “Loving Vincent (2017), de Dorota Kobiela & Hugh Welchman.”

En este rincón del mundo (Kono sekai no katasumi ni, 2016), de Sunao Katabuchi.

Incluso en la guerra vuelan las mariposas y cantan las cigarras“.

la-pelicula-kono-sekai-no-katasumi-se-estrenara-los-cines-japoneses-12-noviembre

Segunda Guerra Mundial. Suzu Urano, una joven natural del pueblo pesquero de Eba, en la prefectura de Hiroshima, se ve obligada a trasladarse a la cercana ciudad de Kure cuando contrae matrimonio con Shûsaku Hôjô, un empleado de la administración naval nipona.

Sigue leyendo “En este rincón del mundo (Kono sekai no katasumi ni, 2016), de Sunao Katabuchi.”

La vida de Calabacín (Ma vie de Courgette, 2016), de Claude Barras.

“Donde hay niños, existe la Edad de Oro”.

(Novalis)

Tras el fallecimiento accidental de su madre, Calabacín, un niño de nueve años, ingresa en un hogar de acogida junto con otros infantes de su misma edad.

ma_vie_de_courgette_xlg

Sigue leyendo “La vida de Calabacín (Ma vie de Courgette, 2016), de Claude Barras.”

La tortuga roja (La tortue rouge, 2016), de Michaël Dudok de Wit.

“Yo podría ser el último paria de mi reino, un leproso abandonado por todos, sin recuerdo y sin esperanza de goce alguno, y aún quisiera vivir”.

(Jacinto Benavente)

thumb_2043_media_image_1144x724

Narra las vivencias a lo largo de los años de un náufrago que va a parar a una isla desierta.

Sigue leyendo “La tortuga roja (La tortue rouge, 2016), de Michaël Dudok de Wit.”

El niño y la bestia (Bakemono no ko, 2015), de Mamoru Hosoda.

“Enseñar no es una función vital, porque no tiene el fin en sí misma; la función vital es aprender”.

(Aristóteles)

url2

Tras el fallecimiento de su madre, Kyuta, un niño de nueve años de edad, huye por las calles del distrito de Shibuya, en Tokio, yendo a parar, casi por casualidad, a un mundo fantástico habitado por bestias en el que se convierte en aprendiz de la criatura Kumatetsu.

Sigue leyendo “El niño y la bestia (Bakemono no ko, 2015), de Mamoru Hosoda.”

El cuento de la princesa Kaguya (Kaguyahime no monogatari, 2013), de Isao Takahata.

“Sólo la fantasía permanece siempre joven; lo que no ha ocurrido jamás no envejece nunca”.

(Friedrich Schiller)

tale-of-princess-kaguya

Mientras trabaja en el bosque, un viejo cortador de bambú encuentra en el interior de uno de los tallos a una pequeña princesa. El anciano la lleva a su casa, donde él y su mujer deciden cuidarla como si se tratase de su propia hija.

Sigue leyendo “El cuento de la princesa Kaguya (Kaguyahime no monogatari, 2013), de Isao Takahata.”