Las 10 mejores películas del año 2009.

1. Un profeta (Un prophète), de Jacques Audiard. Francia. 150 min.

2. La cinta blanca (Das weisse Band), de Michael Haneke. Alemania. 145 min.

3. Vincere, de Marco Bellocchio. Italia. 128 min.

4. Mary and Max, de Adam Elliot. Australia. 88 min. Animación.

5. El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella. Argentina. 129 min.

6. Malditos bastardos (Inglourious Basterds), de Quentin Tarantino. Estados Unidos. 146 min.

7. Canino (Kynodontas), de Yorgos Lanthimos. Grecia. 94 min.

8. Los mundos de Coraline (Coraline), de Heny Selick. Estados Unidos. 97 min. Animación.

9. Buscando a Eric (Looking for Eric), de Ken Loach. Reino Unido. 119 min.

10. Distrito 9 (District 9), de Neill Blomkamp. Sudáfrica. 111 min.

Las 10 mejores películas estrenadas en España durante 2019.

1. La casa de Jack (The House That Jack Built), de Lars von Trier. Dinamarca/Francia/Suecia/Alemania/Bélgica. 152 min. Estrenada el 25 de enero.

2. La favorita (The Favourite), de Yorgos Lanthimos. Irlanda/Reino Unido/USA. 119 min. Estrenada el 18 de enero.

3. El traidor (Il traditore), de Marco Bellocchio. Italia/Francia/Alemania/Brasil. 145 min. Estrenada el 5 de diciembre.

4. Liberté, de Albert Serra. Francia/Portugal/España/Alemania. 132 min. Estrenada el 15 de noviembre.

5. An elephant sitting still (Da xiang xi di er zuo), de Hu Bo. China. Estrenada el 3 de mayo.

6. Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar. España. 113 min. Estrenada el 22 de marzo.

7. Retrato de una mujer en llamas (Portrait de la jeune fille en feu), de Céline Sciamma. Francia/Italia. Estrenada el 18 de octubre.

8. El hotel a orillas del río (Gangbyeon hotel), de Hong Sang-soo. Corea del Sur. 96 min. Estrenada el 30 de agosto.

9. Los hermanos Sisters (Les frères Sisters), de Jacques Audiard. Francia/España/Rumanía/Bélgica/USA. 122 min. Estrenada el 10 de mayo.

10. Lo que arde (O que arde), de Oliver Laxe. España/Francia/Luxemburgo. 90 min. Estrenada el 11 de octubre.

El traidor (Il traditore, 2019), de Marco Bellocchio.

“La verdad siempre se recuerda fácilmente, son las mentiras las que son muy difíciles de recordar”.

(Tommaso Buscetta)

En los años ochenta, el mafioso siciliano Tommaso Buscetta (Pierfrancesco Favino) se convierte en el primer miembro de la Cosa Nostra que rompe con la omertà: el código de honor que prohíbe a los criminales informar sobre las actividades delictivas de la mafia.

Resulta verdaderamente admirable que , en pleno 2019, aún se puedan hacer grandes películas relativas a un tema tan resobado en cine y televisión como el de la mafia italiana. Y eso es, ni más ni menos, lo que ha conseguido con su último trabajo el ya octogenario Marco Bellocchio (tal vez el mejor realizador italiano vivo). Porque Il traditore constituye, qué duda cabe, un filme soberbio a todos los niveles. Insólito en su condición de documento cinematográfico a la par que histórico, retratando a la mafia como lo que es: un cáncer que ha asolado la sociedad italiana durante décadas.

El ejemplar guión de la cinta, basado en hechos reales y coescrito por el propio Bellocchio, se centra en la figura de Tommaso Buscetta a lo largo de tres décadas, presentando los hechos en orden cronológico con la excepción hecha de algún flashback. Todo está medido al milímetro y ampliamente documentado, lo que otorga un sentido cuasi documental a un relato que rezuma autenticidad por cada uno de sus fotogramas. Aquí no hay rastro de condescendencia en el tratamiento del tema ni simpatía hacia los protagonistas (Bellocchio no es Scorsese). La película es cruda y los mafiosos carecen de glamur alguno. Al contrario, como deben ser los de verdad, dan auténtico pavor (el personaje del capo Salvatore Totò Riina causa escalofríos). Incluso el protagónico Buscetta (impresionante composición de Pierfrancesco Favino) nos es presentado con sus luces y sus sombras, aferrado a una concepción idealizada (y por tanto falsa) de la mafia primigenia. Por todo ello, la presente obra quizá represente mejor que ninguna otra la esencia misma del universo de la Cosa Nostra siciliana.

El traidor, rigurosa en su discurso, siempre libre de juicios morales, se muestra sobria en la forma y contenida en lo dramático. Bellocchio sienta cátedra en cuanto a pulso y tensión narrativas se refiere, haciendo que las intensas dos horas y media de su película se pasen en un santiamén. Su realización podría considerarse clásica, lo que no implica que el autor de Vincere renuncie a su escritura más moderna y radical en determinadas secuencias, como la de la guerra inicial entre familias (el efectivo recurso de la numeración de los asesinatos) o las pesadillas que padece Buscetta. Y luego están las largas escenas del macrojuicio celebrado contra la mafia: magistrales por su empleo del espacio y su verídico carácter circense.

Película tremenda, en definitiva, tanto por su calidad cinematográfica como por lo que cuenta. Bellocchio firma aquí uno de sus mejores trabajos.

Nota: 8/10

Las 10 mejores películas del cine de vampiros.

“Cuando ella hubo chupado de mis huesos la médula y yo, lánguidamente, me hube vuelto hacia ella a besarle los labios con amor, hallé sólo ¡un pringoso pellejo, chorreante de pus!”

(La metamorfosis del vampiro, Charles Baudelaire)

munch-vampire-1894

Sigue leyendo “Las 10 mejores películas del cine de vampiros.”

Felices sueños (Fai bei sogni, 2016), de Marco Bellocchio

“Muchas maravillas hay en el universo; pero la obra maestra de la creación es el corazón materno”.

(Ernest Bersot)

ob_3b988f_fais-de-beaux-reves-photo-1

Turín, años sesenta. Massimo (Nicolò Cabras), de nueve años de edad, no acepta la repentina muerte de su adorada madre (Barbara Ronchi). Treinta años después, Massimo (Valerio Mastandrea), convertido ya en reputado escritor y periodista, sigue sin superar ese trauma de la infancia.

Sigue leyendo “Felices sueños (Fai bei sogni, 2016), de Marco Bellocchio”