El árbol de la vida (The Tree of Life, 2011), de Terrence Malick.

“Hay dos caminos que puedes seguir en la vida: el de la naturaleza y el de la gracia”.

(Texto originalmente publicado en mi libro ‘El cine esculpido en 200 películas’ https://www.amazon.es/El-cine-esculpido-200-pel%C3%ADculas/dp/8494459678)

La magnum opus de Terrence Malick es esta controvertida película, ganadora de la Palma de Oro en Cannes, que, desde una perspectiva abiertamente teísta, pretende condensar en sus ciento treinta y nueve minutos de metraje el origen del universo, el sentido de la existencia humana y el más allá.

Mediante su característica narración elíptica, el director tejano plantea un recorrido cósmico y vital partiendo de lo que Aristóteles denominaba Primer motor inmóvil (“Lo que se mueve sin ser movido”), y que Santo Tomás de Aquino identificaría siglos después con el Dios cristiano en su Summa Theologiae.

El filme, ubicado mayormente en la sociedad estadounidense de los años cincuenta, cuenta la historia de la familia O´Brien, centrándose en la figura de Jack (Hunter McCracken), el mayor de los tres hijos, quien se muestra desconcertado ante la opuesta visión que del mundo tienen sus dos progenitores: “Hay dos caminos que puedes seguir en la vida: el de la naturaleza y el de la gracia. Debes decidir cuál de ellos vas a elegir”. El señor O´Brien (Brad Pitt) representa el primero de esos caminos: el severo y práctico, el rígido y autoritario. Mientras que la señora O´Brien (Jessica Chastain) encarna al segundo: el amoroso y tierno, el dulce y protector. El pequeño Jack deberá enfrentarse a esa dicotomía desde sus primeros pasos en el jardín de la casa familiar. Veremos a él y a sus hermanos aprender a caminar, a articular sus primeras palabras, a percibir el mundo con sus cosas buenas y malas, a amar, e incluso a odiar, en uno de los más bellos retratos sobre la infancia legados por el cine.

Malick entremezcla estadios temporales en torno a sus personaje central (Sean Penn interpreta a Jack en su etapa adulta), buscador de la verdad (¿de Dios?) durante sus años de infancia, y atormentado individuo en el presente debido a los sentimientos de pérdida, dolor y culpa que tienen su origen en la temprana muerte de uno de sus hermanos. De hecho, toda la película se encamina hacia la comprensión de ese trágico acontecimiento por parte del protagonista.

Malick introduce impresionantes imágenes sobre la creación del universo, la aparición y posterior desarrollo de nuestro planeta, los orígenes de la vida en el fondo marino y los primeros pobladores de la Tierra (los dinosaurios), para integrar el relato de los O´Brien dentro de un plan universal preestablecido.

The Tree of Life es una obra mucho más poética que narrativa, constituyendo una apoteósica, trascendental y subyugante sinfonía visual, en la que el torrente de hermosas imágenes que la componen se precipita sobre el espectador sin apenas descanso.

La pasión de Juana de Arco (La passion de Jeanne d’Arc, 1928), de Carl Theodor Dreyer.

“Una fe: he aquí lo más necesario al hombre. Desgraciado el que no cree en nada”.

(Victor Hugo)

(Texto originalmente publicado en mi libro ‘El cine esculpido en 200 películas’ https://www.amazon.es/El-cine-esculpido-200-pel%C3%ADculas/dp/8494459678)

Antes de filmar en Francia La pasión de Juana de Arco, Dreyer ya era un realizador de prestigio en el viejo continente gracias a títulos tan notables como Páginas del libro de Satán (Blade of Satans bog, 1920), Michael (1924) o El amo de la casa (Du skal ære din hustru, 1925). En La passion de Jeanne d’Arc, una de las obras más importantes del período silente, el autor de Gertrud reconstruye el proceso judicial al que la santa francesa fue sometida en Rouen previo paso a su muerte en la hoguera el 30 de mayo de 1431. Dreyer y su coguionista, Joseph Delteil, concentran los veintinueve interrogatorios realizados a Juana (Maria Falconetti) en uno solo prolongado a lo largo de su último día de vida. De esta manera, la película se atiene a las tres unidades clásicas de acción, tiempo y lugar.

Hay quien ha definido el filme como una sucesión casi ininterrumpida de primeros planos; sin embargo, eso supondría reducir a lo evidente la riqueza formal de una obra experimental y vanguardista en la que el director danés también hace uso de primerísimos primeros planos, planos detalle, planos medios, planos medios cortos o planos de conjunto. Por no hablar del empleo continuo de ligeros picados (para filmar a Juana) y ligeros contrapicados (para filmar a sus jueces) durante todo el proceso, de las angulaciones de la cámara o de la utilización de travellings laterales que recorren los rostros inquisitoriales de los eclesiásticos que juzgan a la protagonista. Un montaje brillante enlaza el complejísimo juego de miradas que caracteriza a la película y genera progresiva tensión narrativa.

Dreyer busca el rigor histórico y el realismo en un relato que trasciende realidad e historia. Por eso opta por una puesta en escena radicalmente sobria, muy próxima a la abstracción, que confiere al conjunto una atmósfera de recogimiento, misticismo y atemporalidad.

El conmovedor rostro de la Falconetti sobre un fondo blanco, ejemplifica como ningún otro el martirologio femenino en el cine; el triunfo del alma sobre la materia; el de la fe sobre el cruel juicio de los hombre.

El reverendo (First Reformed, 2017), de Paul Schrader.

Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación“.

(Henry David Thoreau)

Film Review - First Reformed

El reverendo Toller (Ethan Hawke), antiguo capellán del ejército cuyo único hijo falleció durante la Guerra de Irak, emprende la escritura de un diario a lo largo de todo un año para anotar en él sus inquietudes y angustias vitales.

Sigue leyendo “El reverendo (First Reformed, 2017), de Paul Schrader.”

The Young Pope (2016), de Paolo Sorrentino.

“Soy una contradicción. Como Dios. Uno y trino, trino y uno. Como María, virgen y madre. Como el hombre, bueno y malo”.

Jude Law (Lenny Belardo, Pie XIII)

Lenny Belardo (Jude Law), estadounidense de cuarenta y siete años de edad, adopta el nombre de Pío XIII tras ser elegido por el cónclave nuevo papa de la Iglesia católica. El mundo se muestra expectante ante la dirección que la institución pueda tomar bajo el liderazgo del joven pontífice.

Sigue leyendo “The Young Pope (2016), de Paolo Sorrentino.”

Mimosas (2016), de Oliver Laxe.

“Todos los viajes tienen destinos secretos sobre los que el viajero nada sabe”.

(Martin Buber)

mimosas1

Una caravana atraviesa la cordillera del Atlas marroquí, con la misión de conducir a un anciano y moribundo líder espiritual hasta Sijilmasa, lugar donde nació.

Sigue leyendo “Mimosas (2016), de Oliver Laxe.”

Gett: El divorcio de Viviane Amsalem (Gett, 2014), de Ronit y Shlomi Elkabetz.

“El divorcio es indispensable en las modernas civilizaciones”.

(Montesquieu)

7020361_11

Tras unos años separados, Viviane Amsalem (Ronit Elkabetz) solicita el divorcio a su marido Elisha (Simon Abkarian) para convertirse en una mujer libre. Sin embargo, este se niega, por lo que debe ser un tribunal rabínico quien decida si existen o no razones para concedérselo.

Sigue leyendo “Gett: El divorcio de Viviane Amsalem (Gett, 2014), de Ronit y Shlomi Elkabetz.”

Silencio (Silence, 2016), de Martin Scorsese.

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura”.

(Marcos 16:15)

silence

Siglo XVII. Dos jesuitas portugueses, Sebastião Rodrigues (Andrew Garfield) y Francisco Garrpe (Adam Driver), viajan hasta Japón en busca de su mentor espiritual, el padre Cristóvão Ferreira (Liam Neeson), quien al parecer ha cometido apostasía tras ser torturado.

Sigue leyendo “Silencio (Silence, 2016), de Martin Scorsese.”

Al azar, Baltasar (Au hasard Balthazar, 1966), de Robert Bresson.

“Que sea la íntima unión de las imágenes la que las cargue de emoción”.

(Robert Bresson)

Anne Wiazemsky as Marie in Robert Bresson’s AU HASARD BALTHAZAR

Se narran los avatares existenciales de Baltasar, un burro que tras vivir sus primeros años junto a Marie (Anne Wiazemsky), pasará de mano en mano en función de las circunstancias y el azar.

Sigue leyendo “Al azar, Baltasar (Au hasard Balthazar, 1966), de Robert Bresson.”